Seguir en Facebook
Byron Lima Foto: Sandra Sebastián / Plaza Pública

Guatemala, Julio 19 del 2016.- Fueron 16 años los que Byron Lima permaneció recluido en distintas cárceles de Guatemala y durante ese tiempo se consolidó como un empresario respetado en los centros de detención. Además los mismos privados de libertad le prestaban  servicios para el funcionamiento de sus negocios.

En 2010 con el apoyo otros reclusos de Pavoncito, Lima inauguró la empresa “Torre Fuerte” dentro de la cárcel, en la que él figuraba como Gerente. En ella elaboraban ropa, zapatos, pelotas, entre otros productos.

Otra estrategia que Lima Oliva utilizaba para financiarse, era “vender” beneficios o privilegios a los prisioneros; tales como:

  • Ingresar teléfonos celulares
  • Realizar llamadas
  • Ingresar electrodomésticos
  • Comida
  • Permisos para recibir visitas conyugales
Además  Se suspende audiencia por corrupción en cárceles

Todo esto a cambio de grandes cantidades de dinero. Las investigaciones señalan que los detenidos e incluso las autoridades del Sistema Penitenciario (SP) recurrían al ex-militar para solicitar cualquier traslado de una cárcel a otra, y Lima se los otorgaba siempre y cuando le pagaran por dicha “autorización”. Asimismo era responsable de tráfico y venta de drogas en los distintos centros.

En la Granja Modelo de Rehabilitación Pavón donde fue ultimado este lunes, había instalado un laboratorio de computación y una biblioteca para los reos. Al igual que una empacadora de agua.

Se presume que también organizaba actividades recreativas y deportivas en las instalaciones de los presidios e influía en los privados de libertad para que participaran y aportaran económicamente.

Además  Detienen a cuatro oficiales de cárcel El Boquerón por fuga de reos

Cuando ocurrió el atentado en su contra estaba acompañado de la modelo de nacionalidad argentina, Joanna Birriel, graduada en Gestión Ambiental, quien juntamente con su novio asesoraban una empresa de los hermanos Lima Oliva y que se dedicaba a la construcción de parques ecológicos. Por ese motivo Birriel también falleció en el lugar del percance.

Mientras que Alejandra Reyes Ochoa, esposa del ahora fallecido, es propietaria del Salón B-Fashion, a través del cual las autoridades aseguran que se lavaba el dinero obtenido de hechos ilegales planificados por Byron Lima dentro y fuera de las penitenciarías.

Comments

comments

No hay comentarios