Seguir en Facebook
Morales asumió el poder en medio de un clima cambiante en la política del país, como consecuencia de las protestas ciudadanas y el rechazo a las prácticas políticas tradicionales. Foto: Archivo / DCA/ Danilo Ramírez.

Algunos creen que cien días es poco tiempo para medir a un gobierno.  El ex vicepresidente Eduardo Stein argumentó en alguna oportunidad que en ese tiempo los funcionarios “apenas están conociendo donde queda el baño de las oficinas”; pero evaluar en este período de tiempo, aunque parezca poco, es muy acertado porque la ciudadanía no debe dejar pasar el tiempo para evaluar al presidente y a su gabinete, destaca un informe del Programa de Opinión Pública de la Universidad Rafael Landívar.

David Gergen, analista político de de la cadena CNN, afirma que, “la verdadera importancia de los primeros cien días es el tiempo más precioso en la vida de un presidente para definir lo que es él y lo que está buscando lograr por medio de su liderazgo, en ese tiempo se establece su habilidad”.

La imagen presidencial se forma en este período y la ciudadanía evalúa más que resultados, mide aspectos cualitativos como el carácter y el liderazgo, apunta Gergen.

Recientemente distintos sectores del país presentaron informes con análisis del primer trimestre de mandato del Jimmy Morales. La Coordinación de ONG’S y Cooperativas de Guatemala se refirió a los primeros cien días del actual Ejecutivo como “un gobierno improvisado y sin rumbo“.

Además  Gobierno se considera ante una emergencia nacional debido a intensas lluvias

Aseguran que no existe un rumbo ni un plan para atender los problemas urgentes de salud, educación y finanzas públicas. Asimismo consideran que Morales es manipulable y responde a intereses de algunos grupos.

Morales y la vieja política

El medio digital Nómada sostuvo en una publicación que el actual gobierno sufre un rechazo y desgaste prematuro, esto inició desde la bienvenida en su bancada a diputados tránsfugas, hasta la decisión del gobernante de optar por la opacidad en su nombramiento para la Corte de Constitucionalidad (CC), así como la selección de gobernadores. Esta serie de acciones sólo demuestran la incapacidad de Morales y el FCN de abandonar la forma tradicional de hacer política.

El ex comediante guatemalteco al asumir la silla presidencial aseguró que sus prioridades serían la educación, la salud y el desarrollo económico. Sin embargo, luego de haber transcurrido los primeros tres meses estos sectores no han cambiado su panorama desde el gobierno anterior; sobre todo en el tema de salud, donde los hospitales nacionales y el IGSS no encuentran respiro de alivio para poder prestar los servicios básicos de atención a la población.  Hacen falta medicamentos e insumos en estos centros de asistencia.

Además  Colom confirma presencia de Zelaya en Honduras

Un ejemplo que evidencia la falta de compromiso del dirigente nacional por cumplir las promesas con las que le dio esperanza a sus simpatizantes es, la distribución de medicamentos vencidos a hospitales nacionales y regionales que habría realizado en los primeros días de gobierno, lo que significó su primera crisis administrativa.

Otto Pérez y su promesa de mano dura

Pérez Molina ofreció "Mano Dura" durante su campaña y los primeros días de gobierno. Foto: Archivo / Congreso
Pérez Molina ofreció “Mano Dura” durante su campaña y los primeros días de gobierno. Foto: Archivo / Congreso

Mientras tanto el ex presidente Otto Pérez Molina durante el proceso electoral de 2011 ofreció a los guatemaltecos reducir la inseguridad y violencia. Dejando claro que era su principal objetivo, al actuar bajo el lema de campaña “mano dura“. Comenzó su gestión con alto nivel de confianza, pero la violencia no le cedió terreno, registrando un promedio de 16 muertos al día durante los meses de enero a marzo de su primer año de mandato.

Esta cifra fue incluso mayor, a los datos registrados por el gobierno anterior de Álvaro Colom, en el mismo período, que en promedio fallecían violentamente 12 personas por día, 4 menos que en el período de Pérez Molina.

En su momento, Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana (AC) expresó ante esta problemática: “Empezó bastante bien en ciertos temas, el balance de los primeros 100 días. Sin embargo, no es tan positivo. Las necesidades del país superan las capacidades del gobierno” señaló.

Además  Diputados no apoyan Estado de Calamidad por incendios forestales en Petén

El fracaso del “Plan de Cien Días” de Colom

Colom prometió un plan de los 100 días para el inicio de su Gobierno. Foto: Archivo / Gobierno
Colom prometió un plan de los 100 días para el inicio de su Gobierno. Foto: Archivo / Gobierno

“En tres meses la población sentirá un notable cambio en los servicios de salud y seguridad; y el rumbo del país”, dijo Colom en enero de 2008 cuando inició su administración al frente de Guatemala.

Se comprometió en alcanzar 40 metas en materia de salud, educación y seguridad durante los primeros tres meses de gobierno, bajo el Plan de los Cien Días.  Y al agotarse ese lapso sólo habría cumplido con 27.

Su calificación por varios sectores del país fue negativa y ésta marcó el resto de su gobierno. Incluso analistas sostenían que su carta de presentación era “charlatanería“, improvisación y mala administración.

La constante en los primeros cien días de los últimos gobiernos guatemaltecos han sido las promesas poco realistas, que son principalmente discursos de mercadeo para atraer simpatizantes en procesos electorales y que posteriormente quedan en el olvido.

 

Comments

comments

No hay comentarios