Seguir en Facebook
Cooperación
Foto: FAO

Guatemala, 17 de Octubre de 2015 (Cerigua).-  En la celebración del Día Mundial de la Alimentación, el grupo de cooperantes internacionales en temas de seguridad alimentaria, nutricional y desarrollo rural reiteraron su compromiso de apoyar los esfuerzos de las autoridades y sociedad guatemalteca para reducir el hambre, la desnutrición y la pobreza.

Cooperación
grupo de cooperantes internacionales. Foto: FAO

En el comunicado las agencias de cooperación y de las Naciones Unidas, destacaron la necesidad de implementar acciones a favor de los niños en situación de desnutrición y hacer operativa la Política de Desarrollo Rural Integral.

En Guatemala cerca de 1.3 millones de menores de cinco años (uno de cada cinco infantes) padecen desnutrición crónica, lo que genera un costo de aproximadamente el 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y el 10.3 por ciento en costo de Productividad.

Además  El crimen y la violencia afectan economías en Latinoamérica

El país pierde 66 millones de quetzales diarios como resultado de la desnutrición, cuando le costaría apenas 3.25 millones diarios prevenir este problema, según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI).

Los cooperantes enfatizaron que el liderazgo y la voluntad política de reducir la desnutrición, mejorar la seguridad alimentaria y hacer operativa la Política de Desarrollo Rural Integral deben traducirse en la asignación de recursos financieros y humanos.

También indicaron que es necesario focalizar acciones en los servicios de salud y nutrición para mejorar la atención materna e infantil, especialmente en los menores de cinco años; promocionar las prácticas adecuadas de alimentación infantil, lactancia materna, alimentación complementaria e higiene.

Además  Mujeres y niñas principales víctimas de la trata de personas

Se debe además priorizar la atención en educación, saneamiento, medios de vida, agricultura familiar, generación de ingresos, empoderamiento de la mujer, diversificación productiva y de la dieta, incrementando el acceso a los alimentos de origen animal.

El desarrollo rural y el combate contra la desnutrición crónica requieren un compromiso solidario, continúo y de largo plazo de la sociedad guatemalteca en conjunto, así como de una firme decisión de todos los órganos del Estado, concluyeron los cooperantes.

 

Comments

comments

No hay comentarios