Seguir en Facebook
Programa de protección social debe enfocarse en las mujeres
Programa de protección social debe enfocarse en las mujeres

Guatemala, 15 de Octubre de 2015 (Cerigua).-  La repercusión de la protección social en la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza puede intensificarse si se centra la atención en el papel de las mujeres al momento de orientar y diseñar los programas, aseguró la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Cultura (FAO) en el Día Mundial de la Mujer Rural.

Programa de protección social debe enfocarse en las mujeres
Programa de protección social debe enfocarse en las mujeres

En su último informe sobre el Estado de la Alimentación y la Agricultura, la oficina destacó que los programas sociales dirigidos a las mujeres tienen mayores efectos en la seguridad alimentaria y la nutrición; este fenómeno ocurre porque las mujeres refuerzan su control sobre los ingresos, reforzando el bienestar familiar, lo cual es importante porque la malnutrición materna-infantil perpetúa la pobreza de una generación a otra, aseguró Claudia Brito, oficial de género de la FAO.

El estudio señala que muchos proyectos de protección social se dirigen a la mujeres porque se ha demostrado que otorgarles mayor control sobre el gasto del hogar, conduce a mayores inversiones en alimentos, salud, educación, ropa y nutrición para los hijos.

La agencia de las Naciones Unidas señaló que en muchos países las instituciones de previsión social se configuran para proteger al proveedor masculino y a su familia, subordinando el acceso de las mujeres a la protección social a través de sus cónyuges.

La protección social contributiva existente en la región es muchas veces inadecuada para la mujer trabajadora, pues privilegia a los varones, desatendiendo ampliamente los retos particulares de las mujeres como la maternidad, su mayor responsabilidad en el cuidado de los hijos e hijas, así como su empoderamiento y autonomía económica, expresó Brito.

En Chile las Pensiones Básicas Solidarias (PBS) y los Aportes Previsionales Solidarios (APS) se otorgan a partir del ingreso familiar y no del ingreso individual de las mujeres, con lo que se menoscaba su autonomía económica frente a su pareja.

Caso contrario ocurre en Brasil, donde el 94 por ciento de los beneficiados por el programa Bolsa Familiar son mujeres y la mayoría de trasferencias monterías, establecidas en ley, se otorgan a mujeres; sin embargo, señaló la FAO, las transferencias no solucionan de raíz el problema: la desigualdad de género en el acceso al trabajo remunerado y por ende, las garantías individuales de protección social.

 

Comments

comments

No hay comentarios