Seguir en Facebook
Mencionan al “Número Uno” en escuchas de caso Aceros de Guatemala
Mencionan al “Número Uno” en escuchas de caso Aceros de Guatemala

Guatemala, 24 de Septiembre de 2015 (Cerigua).- Francisco Rivera, jefe interino de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), lamentó la decisión de la Corte de Constitucionalidad (CC) de cancelar los impuestos a la telefonía, a las compañías de extracción minera y al cemento, pues con ello el Estado dejará de percibir 2 mil millones de quetzales para el próximo año, señaló una fuente oficial.

SATRivera aseguró que solo del tributo al cemento el fisco dejará de percibir este año por lo menos Q90 millones, mientras que en el caso de los otros dos no se registra ninguna variable, pues no estaban en vigencia.

Además  Estuardo González “Eco” señala a Pérez Molina y a Baldetti

El titular de la SAT aseguró que la decisión de la máxima corte afectará también la brecha fiscal, que se prevé aumente de 3 mil 500 millones de quetzales a 4 mil millones; estamos evaluando cómo reducir la brecha, revisando temas derivados del registro a la Empresa Portuaria Quetzal, declarándola como un depósito aduanero que de alguna manera fortalecerá los controles del tema de comercio exterior, mejorando la recaudación de impuestos, aseguró.

El funcionario indicó que se están reestructurando los planes de fiscalización, readecuando los planes de la cobranza y revisando el tema de los tributos que no fueron pagados, con el fin de recuperar parte de los impuestos que fueron dejados sin efecto.

Además  La Alianza de Mujeres por el Acceso a la Justicia exige que el Congreso retome la iniciativa del TSE

La pasada semana la CC declaró inconstitucional los impuestos a la telefonía, a la minería y al cemento, los cuales habían sido aprobados el año pasado para financiar el presupuesto del Estado de este año; la entrada en vigencia había sido suspendida parcialmente a principios de año, luego que fueran impugnados por sectores empresariales.

Para la telefonía se había aprobado el pago de 5 quetzales mensuales por cada línea telefónica, fija o inalámbrica, y 00 por centrales de llamada o líneas concentradoras de llamadas; en el caso del cemento aumentó el tributo a 5 quetzales por saco, cuando antes de la modificación era de 1.50; asimismo, se había aumentado del 1 por ciento al 10 por ciento el pago de regalías de las empresas mineras.

Además  ASÍES presentó un análisis del presupuesto

 

Comments

comments

No hay comentarios