Seguir en Facebook

Guatemala, 10 de Agosto de 2015 (Cerigua).- Diego Recalde, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Guatemala, destacó la importancia de proteger los sistemas relacionados con las estrategias de vida y conocimientos que poseen los pueblos indígenas, que pueden aportar nuevas soluciones en la lucha contra la inseguridad alimentaria y la malnutrición, la pobreza y la degradación ambiental.

Recalde escribió un artículo, en ocasión del Día Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo en el que manifestó lo anterior; señaló que la región de América Latina y el Caribe cuenta con más de 800 pueblos indígenas, que constituyen alrededor de 50 millones de personas.

Además  Las mujeres agricultoras, con una función vital en la seguridad alimentaria

Guatemala es un país multicultural y plurilingüe compuesto por cuatro culturas: Maya, Xinca, Garífuna y Ladina; en su territorio existen 25 comunidades lingüísticas, por cada 100 guatemaltecos, 48 pertenecen a los pueblos indígenas.

El representante de la FAO dijo que esa organización tiene como objetivo estratégico de trabajo “mejorar la nutrición, aumentar la productividad agrícola, elevar el nivel de vida de la población rural y contribuir al crecimiento de la economía mundial”.

Como organismo especializado de la ONU, la FAO apoya la erradicación del hambre y para lograr estos objetivos es necesaria la implicación de toda la sociedad; por ello, los pueblos indígenas deben ser considerados como sujetos de derechos y como un actor imprescindible en el desarrollo.

Además  Expertos internacionales realizan estudios en río La Pasión

A decir de Recalde, el trabajo de la FAO en Guatemala apoya los esfuerzos por rescatar, revalorizar y desarrollar los sistemas alimenticios ancestrales de los pueblos indígenas; esto con el propósito de mejorar sus condiciones de vida, especialmente de salud en un marco amplio de bienestar.

Finalmente, el representante subrayó que la FAO se ha esforzado en los últimos años por trabajar con los pueblos indígenas a partir de su política especializada aprobada en 2010 y la Directrices Voluntarias para la Gobernanza Responsable de la Tierra.

 

Comments

comments

No hay comentarios