Seguir en Facebook

Guatemala, 13 de Junio de 2015 (Cerigua).- El Observatorio Ambiental de Guatemala (OAG) pidió a las autoridades guatemaltecas acciones concretas para atender la contaminación en el río La Pasión, en el municipio de Sayaxché, Petén, la cual ha provocado la muerte de millares de peces y amenaza con propagarse a aguas internacionales.

Esta catástrofe ecológica pone de manifiesto la falta de atención e interés de las instituciones de gobierno hacia las denuncias ciudadanas en torno a los impactos socio ambientales que genera la expansión del cultivo de palma africana, señaló el Observatorio.

Esta situación afecta seriamente a las comunidades humanas que utilizan estas aguas como soporte de sus medios de vida y, eventualmente, los daños a los sistemas naturales también van a alterar los procesos productivos que, aguas abajo, dependen de la adecuada calidad de las aguas del río La Pasión.

Además  No hay retorno; el presidente ya escribió su historia: Ileana Alamilla

La entidad especializada recalcó que este ecocidio daña a todas las formas de vida del río La Pasión y a las especies silvestres que satisfacen sus necesidades alimenticias, de refugio y reproducción en este cuerpo de agua.

La contaminación en el área se evidenció el pasado sábado 6 de junio, cuando pobladores de Sayaxché alertaron sobre la muerte de miles de peces ante lo cual el Observatorio recordó que a finales de abril se registró una situación similar, pero de menor magnitud.

Los vecinos acusaron a la empresa Reforestadora de Palma (REPSA) de ser la responsable del ecocidio, debido a la plantación de palma africana.

El Ministerio Público (MP) determinó, mediante pruebas de laboratorio, que la muerte de los peces se debió a la utilización de un plaguicida denominado “Malation” y analizan si la compañía fue la responsable de verter este contenido.

Además  Vecinos de San José del Golfo denuncian acción ilegal avalada por la PNC

El OAG alertó que la contaminación en el río podría tener consecuencias internacionales, pues La Pasión es un afluente del río Usumacinta, el cual desemboca en territorio mexicano.

Ante esta situación, el Observatorio demandó a las autoridades responsables velar por una gestión sostenible del entorno natural, investigar las causas de esta devastación biológica y a partir de los hallazgos, juzgar y castigar a las personas individuales y corporaciones responsables de la catástrofe ecológica

Comments

comments

No hay comentarios