Seguir en Facebook

Guatemala, 11 de Junio de 2015 (Cerigua).- El nocivo avance del cultivo de palma aceitera en Guatemala no afecta únicamente a campesinos e indígenas, es un problema nacional que arrasa con el ambiente natural y deteriora la precaria calidad de vida, señala un comunicado de la Coordinación de ONG’s y Cooperativas (CONGCOOP).

La entidad recordó, en un comunicado, que durante más de diez años las comunidades del norte y sur-occidente del país, particularmente Fray Bartolomé de las Casas, Chisec y Raxruhá, en Alta Verapaz, Ixcán, en Quiché, Sayaxché en Petén, Coatepeque, en Quetzaltenango han denunciado el desmedido incremento de este cultivo en sus campos.

Además  La CONGCOOP rechaza detención ilegal de dirigentes comunitarios

A partir de esto ha cambiado el uso del suelo, pues ha dejado sin tierra para el cultivo de alimentos y desalojado comunidades campesinas completas; esto, a través de medidas de coerción y compra de tierras, por medio de amenazas y falsos ofrecimientos de futuro empleo y vida promisoria.

Además han sido talados bosques, supuestamente para limpiar el campo y ocuparlo para este monocultivo; el desvío de los ríos para los fundos palmeros ha dejado sin agua a las comunidades campesinas.

Asimismo la contaminación se aumentó por agro tóxicos que los cultivadores de palma ocasionan en las fuentes de agua y los ríos, lo que provoca contaminación y consecuente mortandad de peces, fenómeno que se repite varias veces durante el año, subraya la información.

Además  La CONGCOOP rechaza detención ilegal de dirigentes comunitarios

Finalmente, la organización considera que las universidades, las organizaciones sociales, campesinas, de los pueblos, mujeres, sindicatos, de jóvenes, deben exigir que se ponga fin a la expansión de este cultivo y revertir su siembra.

Comments

comments

No hay comentarios