Seguir en Facebook
sperisen-vielman
Foto: Dca

Ginebra, Suiza, 12 de Mayo de 2015 (Cerigua).-  La Cámara Penal de Apelación y Revisión de Ginebra, encargada de conocer el proceso de apelación contra el ex jefe de la Policía de Guatemala, el suizo guatemalteco Erwin Sperisen, confirmó esta tarde la sentencia emitida en primera instancia, en la que se condena al ex director de la PNC a cadena perpetua.

sperisen-vielmanEl Tribunal introdujo modificaciones de cargo contra Erwin Sperisen en relación a la sentencia emitida en junio de 2014: además de su responsabilidad en el asesinato de siete reos en Pavón, admitió el recurso de apelación presentado por la Fiscalía, en el que se solicitaba ampliar la sentencia por tres asesinatos más ocurridos en 2005, como parte del operativo para la recaptura de prófugos de la cárcel El Infiernito.

Por consiguiente, Erwin Sperisen fue condenado por diez asesinatos perpetrados durante su gestión al frente de la institución policial; sin embargo, el Tribunal en segunda instancia absolvió a Sperisen en lo que respecta su responsabilidad directa en la ejecución del reo José Tiniguar, por existir dudas razonables, lo cual no tiene impacto en el plano de la pena adjudicada.

Además  El caso de Sperisen y los crímenes de lesa humanidad

Respecto del Plan Gavilán para la recaptura de reos fugados de la cárcel el Infiernito, el Tribunal dio validez a las pruebas presentadas en las que se constata que el entonces Jefe de la Policía estaba “plenamente al tanto” de los operativos que concluyeron en la ejecución de tres prófugos.

Sobre Pavón, de acuerdo a la interpretación del Tribunal, no se logró sostener la teoría del supuesto enfrentamiento entre detenidos y las fuerzas del orden, que según los argumentos de la defensa, habrían conducido a la muerte de los siete prisioneros; consideraron que el Plan Pavo Real, originalmente elaborado para tomar el control del centro penal, sufrió “modificaciones importantes”, y que no es “creíble” que el exjefe de la Policía se encontraba en el lugar de los hechos cumpliendo tareas de comunicación, tal como lo afirmó el mismo Erwin Sperisen durante las últimas audiencias.

Además  Justicia ginebrina buscar esclarecer asesinatos imputados a Sperisen

Asimismo, para el Tribunal existieron claras evidencias que en ese fatídico 25 de septiembre de 2006, Sperisen era el jefe y que estaba informado sobre las acciones que emprendió un comando compuesto por sus más cercanos colaboradores, entre ellos Javier Figueroa, los hermanos Benítez y Víctor Soto; los jueces resaltaron el hecho que en el operativo tuvo participación directa Aldo Figueroa, hermano del entonces subdirector de la PNC, Javier Figueroa, quien no era parte del personal policial ni de la Guardia Penitenciaria y quien junto a los otros encapuchados participó en la ejecución de los reos.

Durante la lectura de la sentencia, el Tribunal señaló que a partir de las pruebas y los testimonios fue posible constatar que el entonces Director de la PNC “se encontraba en lugares y momentos determinantes” y valoraron como negativo que frente a esos eventos, Erwin Sperisen, quien era el jefe, “no interrogó sobre las muertes ocurridas en ese momento, ni tomó medidas para garantizar la escena del crimen”; por lo tanto, llegaron a la “conclusión certera que el Director sabía de la identidad del comando y su intención criminal”.

Además  Defensa pone en duda capacidad del Tribunal ginebrino de juzgar hechos ocurridos en Guatemala

El Tribunal dio validez a las pruebas aportadas por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) en el marco del proceso, tanto durante la instrucción de la investigación a cargo del fiscal ginebrino Yves Bertossa, como durante las audiencias en primera instancia; además, valoraron el informe del Relator especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias, Philip Alston, quien visitó Guatemala en 2006 y en cuyo informe de 2007 se constata la existencia de la práctica de las ejecuciones extrajudiciales en el marco de la denominada limpieza social.

A la defensa de Erwin Sperisen sólo le resta la tercera instancia para apelar esta decisión, el Tribunal Federal, momento procesal dedicado sólo a revisar si hubo fallas procesales; en esa última fase, no se escuchan más testigos ni se admiten pruebas de carga o descarga; hasta el momento de redacción de esta nota se desconoce si los abogados Baier y Campa decidirán apelar la nueva decisión.

 

Comments

comments

No hay comentarios