Seguir en Facebook

Guatemala, 23 de Febrero de 2015 (Cerigua).-  El Consejo de Gobernadores del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) renovó su compromiso de hacer frente a la pobreza y la inseguridad alimentaria persistentes, mediante la transformación de las zonas rurales de los países en desarrollo, lo que constituye un fuerte mensaje, que a Guatemala queda como anillo al dedo, señaló Ileana Alamilla en su columna “Eclipse”, publicada en Prensa Libre.

Alamilla valoró el llamado de los Gobernadores, que coincide con el momento en que fueron suspendidas las medidas impulsadas por Barack Obama para impedir la deportación de inmigrantes indocumentados que residen en ese país, pero también con el anuncio de la visita del Vicepresidente estadounidense a Guatemala, para conversar sobre la Alianza por la Prosperidad.

Además  Unos cien mil guatemaltecos serían beneficiados con protección para inmigrantes anunciada por Obama

La columnista destacó que el abordaje de la ruralidad siempre genera mucho rechazo en Guatemala; el argumento se basa en una falsa idea pre concebida y probablemente incitada para evitar que se impulsen políticas que ataquen de raíz unos de los principales problemas estructurales del país: la pobreza provocada por la desigualdad, que nos avergüenza, cuyas secuelas son pérdidas de vidas humanas, condiciones inhumanas de existencia, discriminación e inequidad.

En su discurso de clausura, el Presidente del FIDA, Kanayo Nwanze, indicó que “la ayuda solo dejará de ser necesaria cuando hayamos transformado las zonas rurales para que estas proporcionen empleo, servicios y oportunidades a los más de tres mil millones de personas que viven en ellas, especialmente, a aquellas cuyas vidas dependen de pequeñas explotaciones agrícolas”.

Además  Barack Obama y miembros su equipo de seguridad observan las fotos de la misión donde mataron a Bin Laden

A decir de Alamilla, por eso es esencial que, de cara a la posibilidad de obtener importantes recursos de parte del gobierno de Estados Unidos, estos sean destinados para el desarrollo, cuyo primer abordaje debe ser necesariamente dirigido hacia esa mayoría de población rural que vive en condiciones de pobreza y miseria.

Es impensable impulsar esta iniciativa norteamericana si no se resuelven esos problemas básicos que son los que fomentan la migración, indicó.

Asimismo, la columnista recordó que en Guatemala hay una política de desarrollo rural, construida participativamente y enmarcada en los Acuerdos de Paz, especialmente en el Socio Económico y Situación Agraria, y en el de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas, así como una base legal: la Ley Marco de los Acuerdos de Paz y la sentencia de la Corte de Constitucionalidad que declaró sin lugar una acción planteada contra el Acuerdo Gubernativo que aprobó la política.

Además  El vicecanciller de Nicaragua, "sorprendido" por el nobel a Obama "porque dirige dos guerras"

Pero además, la política cuenta con un respaldo social nacional e internacional, ha ido ampliando su legitimidad en los territorios rurales, hay intervenciones en cauce y la determinación que el sujeto priorizado sean los pobres y excluidos, así que aquí no se partirá de cero para impulsar ese proyecto, concluyó Alamilla.

 

Comments

comments

No hay comentarios