Seguir en Facebook

Guatemala, 13 de Diciembre de 2014 (Cerigua).-El juicio por la quema de la Embajada de España, el 31 de enero de 1980, llegó a la fase de conclusiones; el Ministerio Público pedirá una sentencia por más de cien años de cárcel contra Pedro García Arredondo, exjefe del Comando Seis, de la desaparecida Policía Nacional, único acusado por este hecho, en el que murieron 37 personas.

El juicio inició en octubre pasado; García Arredondo se declaró inocente, aunque antes había sido condenado a 70 años de prisión, por su presunta participación en la desaparición del estudiante de la Universidad de San Carlos Édgar Sáenz Calito.

Además  Inicia la XVII Asamblea General de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos

Los fiscales informaron que en caso de que se solicite la pena mínima, 30 años por cada crimen, se pediría una condena por mil 240 años de prisión, por asesinato, asesinato en grado de tentativa y delitos contra deberes de humanidad.
El día del siniestro murieron calcinadas 37 personas, dentro de la sede diplomática, y otras dos fueron ultimadas después del funeral de las víctimas, en el Paraninfo Universitario, el 2 de febrero.

Por asesinato en grado de tentativa contra el entonces embajador de España, Máximo Cajal, ya fallecido, y por la muerte de Gregorio Xuyá, se pedirían 20 años de prisión, por cada uno, lo que haría un total de 40 años; más 30 por delitos contra deberes de humanidad.

Además  Guatemala se unirá a la conmemoración del Día Internacional de los Museos

Aunque el ente investigador, luego del análisis, podría solicitar la pena máxima; sin embargo, será el Tribunal el que resuelva si condena o absuelve al acusado; según el Código Penal, la pena máxima que puede enfrentar una persona es de 50 años de prisión.

Moisés Galindo, abogado defensor de García Arredondo, expuso que es un grito desesperado del MP tratar de influir en la opinión pública para que condenen al exfuncionario, ya que no ha sido demostrado que él participó en los hechos de los que lo acusan.

La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, figura como querellante y testigo, pues su padre y su tío murieron en esa tragedia;  “Después que ocurrió la masacre en la Embajada, yo me sentí frustrada e impotente. Estoy aquí porque quiero cerrar un capítulo de mi vida, de 34 años”, aseguró Menchú.

Además  Acusados por el caso Rosenberg serán investigados por otros hechos criminales

Comments

comments

No hay comentarios