Seguir en Facebook
mp

Guatemala, 13 de Diciembre de 2014 (Cerigua).- El informe de 2014 de América Latina Proyecto de Opinión Pública (LAPOP) , que recoge los resultados de las encuestas realizadas en la seguridad ciudadana en las Américas, presenta un aumento en la percepción media de la inseguridad en la región; de 37,6 en una escala de 100 puntos en 2012 a 43,2 en 2014.

mpDe acuerdo con la información, publicada en el sitio web de InsightCrime, el aumento fue especialmente notable en América del Sur, en particular en Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Paraguay y Venezuela, donde la percepción promedio de inseguridad se elevó en al menos ocho puntos.

En América Central y el Caribe, los países con los mayores aumentos en la inseguridad fueron Panamá, Costa Rica y República Dominicana, que registraron aumentos que 9 hasta 12 puntos; solo los encuestados en Ecuador, Jamaica, Trinidad y Tobago y Haití reportaron menores niveles de percepción de inseguridad que en 2012.

Según el análisis de InsghtCrime, el aumento de la percepción de inseguridad en América del Sur podría atribuirse en parte a la nueva dinámica del narcotráfico en la región; mientras que las rutas del tráfico de drogas tradicionalmente apuntaron hacia el norte, hacia Estados Unidos, los crecientes mercados internos en algunos países de América del Sur y los altos precios de la cocaína en Europa y Asia han estimulado el desarrollo de nuevas rutas de tráfico.

La cocaína producida en Bolivia y Perú, y la marihuana cultivada en Paraguay ahora alimentan los mercados nacionales de Brasil y Argentina, que también sirven como puntos de tránsito para los cargamentos de cocaína transatlánticos.

Curiosamente, las percepciones de inseguridad fueron menores en Honduras, Guatemala y El Salvador, países que tienen importantes problemas de pandillas y algunas de las tasas de homicidios más altas del mundo, que las registradas en México y varios países de Suramérica.

El informe de LAPOP ofrece dos posibles explicaciones para este fenómeno; en primer lugar, las estadísticas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) muestran que si bien las tasas de homicidio son mayores en estos países, los niveles de asalto, robo y asalto sexual son más altos en Suramérica.

En segundo lugar, los investigadores han encontrado que las personas pueden llegar a ser insensibles a las amenazas de seguridad generalizadas y por tanto declarar percepciones más bajas de inseguridad que las personas que viven en países que no están acostumbrados a altos niveles de criminalidad y violencia.

Comments

comments

No hay comentarios