Seguir en Facebook

Guatemala, 11 de Noviembre de 2014(Cerigua).- La organización internacional Front Line Defenders pidió a las autoridades de Guatemala, retirar los cargos y liberar de manera inmediata e incondicional, a la lideresa Bárbara Díaz Surín, quien fue detenida cuando realizaba su trabajo legítimo y pacífico en defensa de los derechos humanos.

El comunicado de Front Line Defenders, fundada en Dublín, Irlanda, señaló que Díaz Surín, defensora de derechos humanos y lideresa comunitaria se encuentra en prisión preventiva, bajo acusaciones falsas de homicidio y permanecerá ahí hasta su primera audiencia, programada para febrero de 2015.

Los hechos

El 29 de octubre de 2014, a las 07.30 horas, Bárbara Díaz Surín fue detenida en Cruz Blanca por un grupo de 40 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), entre ellos sólo una mujer; el 30 de octubre, durante la audiencia de primera declaración, en el municipio de Mixco, el juez determinó que la defensora de derechos humanos permanecería en prisión preventiva mientras durase el proceso de investigación, a pesar del requerimiento hecho por el abogado de la defensa, para que se le otorgase arresto domiciliario, para que Díaz Surín cuidara de sus siete hijos.

Además  Reportan robo de equipo de las instalaciones del Congreso

Este trámite procesal ocurrió sin presencia de intérprete de Kaqchiquel y posteriormente fue confinada una noche, en una celda rodeada de hombres que le acosaron verbalmente.

En septiembre pasado, el gobierno declaró el Estado de Prevención, a raíz de la muerte violenta de 11 personas; tres del grupo opositor y ocho, de quienes apoyan a la cementera.

La medida provocó un incremento de la presencia militar y policial en la zona, además de limitar o prohibir los derechos de huelga o paro; reuniones o manifestaciones, así como prohibir y controlar la circulación de vehículos y censurar publicaciones.

Front Line Defenders considera que Díaz Surín fue detenida como resultado de su trabajo pacífico y legítimo, particularmente por su oposición a la construcción de la planta cementera “San Gabriel”.

Además  Presentan solicitud de antejuicio contra binomio presidencial

El 24 de octubre, unos días antes de su detención, ella participó con miles de mujeres Maya Kaqchiquel, de las 12 comunidades de San Juan Sacatepéquez, en una protesta para denunciar públicamente más de un millar de casos de violaciones de derechos humanos, incluyendo acoso sexual y violencia, desde que el Estado de Prevención fue declarado.

Díaz Surín fue elegida dos veces presidenta del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE), de Cruz Blanca, en San Juan Sacatepéquez y es lideresa del movimiento que se opone a la construcción de la planta cementera “San Gabriel” de la empresa Cementos Progreso.

Desde el 2006, las 12 comunidades Maya Kaqchikel de San Juan Sacatepéquez se han opuesto a la construcción de la planta cementera y a la expropiación de sus tierras ancestrales.

Además  Inicia “Plan Belén” por fiestas de fin de año

Las comunidades afirman que el trabajo de la cementera llevaría a desalojos, contaminación por polvo, escasez de agua y la tala masiva del bosque; estas manifestaciones dieron lugar a una cantidad de actos de intimidación y hostigamiento en su contra, señala Front Line Defenders.

Finalmente, Front Line Defenders pide retirar los casos de manera inmediata e incondicional, y en consecuencia, liberar a Bárbara Díaz Surín, sin dilación; tomar todas las medidas necesarias para garantizar, en todo momento, la integridad física y psicológica de la lideresa y su familia, además de asegurar que todos los defensores y defensoras de derechos humanos en Guatemala.

Comments

comments

No hay comentarios