Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre del 2014.- Guatemala amanece de luto luego del descubrimiento del cuerpo de una niña de 10 años que fuera brutalmente asesinada y sepultada en el interior de la Escuela República de Italia, colonia Santa Faz, zona 6 de Chinautla a unos 10 km al norte de la capital guatemalteca.

Las fuerzas de seguridad guatemaltecas detuvieron a Edwin Haroldo Vanegas Castañeda, de 54 años, y su esposa Debia Pensamiento, de 45, y son “presuntos responsables de haber secuestrado y asesinado a la menor, que estudiaba en el mismo centro educativo en donde ellos trabajaban como guardianes”, indicó la Policía Nacional Civil (PNC).

El cuerpo de Dulce Raquel Velásquez Lara de 10 años de edad fue localizado esta madrugada, enterrado en el interior de la Escuela República de Italia, donde cursaba tercero primaria.

Dulce-Raquel-Velásquez-Lara-MP

 

La niña Dulce Velásquez quien se presume habría sido secuestrada el pasado 25 de septiembre por Edwin Haroldo Vanegas Castañeda, quien junto a su esposa exigieron 100,000 quetzales (unos 13,000 dólares) a los familiares para liberarla.

Además  Recapturan a líder que organizaba secuestros

“Ante la negativa del pago del dinero exigido (por los sospechosos) optaron por quitarle la vida”, indicó el informe policial.

El informe también detalló que el cadáver de la menor fue localizado “enterrado en un área baldía dentro de la misma escuela (…) con señales” de abuso sexual.

El comando antisecuestros de la Policía luego de un análisis científico a la voz de la persona que realizaba las negociaciones determinó que correspondía a Vanegas, y que las llamadas que recibió la familia se efectuaban en el interior del centro de estudios, desde el celular de uno de los ahora detenidos a quien al momento de la captura se le encontraron dos teléfonos celulares que posiblemente usaba para efectuar las llamadas, tras lo cual logró ubicar también el cuerpo de la estudiante.

Además  Investigan plagio de Ana Lucía Alejos

Conserje confiesa crímen

El conserje Edwin Castañeda, al momento de ser trasladado a la Corte Suprema de Justicia, reconoció a medios locales haber asesinado a la niña en la escuela, luego de llevarla a un lugar solitario de la escuela “Fue el momento que aproveché para tapar su boca y llevarla detrás de los baños”, confesó.

Pero la pequeña forcejeó, no dudó en gritar para pedir ayuda, pero las manos de su secuestrador le impedían que salieran las palabras “En mis manos corría la saliva de la pequeña”, ante esta situación los nervios del secuestrador lo llevaron a apretarle el cuello por la que la niña empezó a desmayarse ya que la presión permanecía firme y letal. Vanegas se dejó caer al suelo junto al cuerpo de su víctima. “Ella dejó de respirar”.

Además  Desarticulan banda de secuestradores "Los Mineros"

Mi intención no era matarla“, sostuvo, “sino retenerla amarrada“. “En una película vi que una persona comete un asesinato y entierra a la persona en un terreno baldío. De aquí saqué la idea de enterrar el cuerpo”, y agregó que, a pesar del homicidio, exigía el dinero del rescate para pagar deudas.

“Me he dado cuenta que herí a la familia de la niña, a la comunidad, mi propia familia, mis hijos. Fui un ejemplo, bueno, y por la necesidad de esa plata perdí la cabeza. Quiero que la justicia me castigue con todo el peso de la ley y pedir perdón, si es posible”.

Comments

comments

2 Comentarios

Comments are closed.