Seguir en Facebook
trabajo

Guatemala, 15 de Septiembre de 2014 (Cerigua).- Guatemala es el país con menos equidad salarial de género en América Latina, según datos de la OIT, en tanto que las mujeres ganan un salario promedio del 26 por ciento menos que los hombres y trabajan en promedio 5.5 horas más, tanto en actividades remuneradas como no remuneradas, señaló Ileana Alamilla, en su columna “Eclipse”, publicada en Prensa Libre.

trabajoA decir de Alamilla, es común que en conversaciones cotidianas se insista en que no hay diferencia entre las labores que desempeña un hombre y las que realiza una mujer, sin embargo, cuando se inquiere sobre las tareas que usualmente asumen ellas, la tendencia es aludirlas como maestras, enfermeras, amas de casa; es decir, labores tradicionales o en las que usualmente deben hacerse cargo de alguien más; aunque también hay casos en los que se mencionan otras profesiones.

Además  Estado tiene la obligación de constatar las violaciones laborales

Esto es producto de la formación que se ha tenido como sociedad sobre las relaciones desiguales de poder en términos de género, pues se ha naturalizado que las diferencias se conviertan en desigualdades y, por lo tanto, es normal que una mujer esté usualmente subordinada a un hombre, en todos los planos de la vida y que devenguen salarios menores.

La columnista destacó que en Guatemala la tasa de empleo para los hombres es del 63.8 por ciento, mientras que para las mujeres del 44.5 por ciento; mientras que el gerente general del Instituto Nacional de Estadística, Rubén Darío Narciso, señaló que, del lapso laborado, las mujeres reciben remuneración por 7.2 horas, mientras a los varones les pagan por 8.4 horas.

Además  Incrementan chequeos en aeropuerto La Aurora a petición de Estados Unidos

Las mujeres dedican 6.3 horas de trabajo al día sin recibir remuneración o pago alguno, mientras que los varones solo destinan 2.6 horas; es una verdad irrebatible que hay una doble carga de trabajo para las mujeres, tanto en las áreas urbanas como rurales, indicó Alamilla.

NO se vale que nosotras carguemos con la mayor parte de las tareas domésticas, cuyo aporte no es reconocido, con todas las obligaciones sociales y que, además, seamos discriminadas salarialmente, concluyó la periodista.

Comments

comments

No hay comentarios