Seguir en Facebook
agricultura

Guatemala, 21 de Agosto de 2014 (Cerigua).- La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) manifestaron su preocupación por los efectos de la sequía en Centroamérica, ante lo cual afirmaron es necesario priorizar recursos internos y externos para abordar esta situación, que ha afectado a más de 170 mil familias guatemaltecas.
agriculturaConsideramos muy preocupante el impacto que la canícula prolongada está teniendo en la seguridad alimentaria y nutricional en algunas zonas de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua; es importante tratar esta situación que impacta a millones de personas vulnerables, afirmaron Miguel Barreto, director regional del PMA, e Ignacio Rivera, coordinador para Mesoamérica de la FAO.

Además  Ejecutivo decretará estado de calamidad en 12 departamentos

De acuerdo con el Sistema de Alerta Temprana de la FAO y de la Red de Sistemas de Alerta Temprana para la Hambruna, varias áreas del corredor seco de la región se encuentran afectadas por la sequía agrícola, lo que se ve reflejado en la información confirmada por los países acerca de importantes pérdidas, especialmente en maíz y frijol.

Aunado a esto, preocupa la inseguridad alimentaria que ya se experimenta en la región, la cual podría agudizarse en 2015, en caso de no tomar medidas, afirmaron las organizaciones.

Asimismo, resaltaron los planes de acción de corto, mediano y largo plazo adoptados por los gobiernos de la región, así como las acciones para reducir el riesgo agro-climático y que contribuyan a la adaptación ante el cambio climático.

Además  Casos de desnutrición disminuyen en primer trimestre del año según SIINSAN

De acuerdo con datos oficiales, la canícula que este año duró más de un mes, afectó a más de 170 mil familias en 208 municipios, principalmente en los departamentos de Chiquimula, Quiché, El Progreso y Baja Verapaz.

La Secretaría Alimentaria y de Seguridad (SESAN) afirmó que la sequía dejó como resultado 26 mil 229 hectáreas de terreno cultivable totalmente dañadas, así como la pérdida de 661 mil 695 quintales de arroz y 1.8 millones de maíz.

Comments

comments

No hay comentarios