Seguir en Facebook

Guatemala, 21 de Julio de 2014 (Cerigua).- El periodismo es una de las manifestaciones más importantes de la libertad de expresión, sobre todo en el ámbito de la difusión del pensamiento, la búsqueda de la verdad, la promoción del conocimiento y la circulación de la información, destacó Ileana Alamilla, en su columna publicada en Prensa Libre.
A decir de Alamilla, la profesión de periodista no puede ser reducida a la visión de ser prestadores de un servicio profesional, pues está íntimamente vinculada a un derecho humano fundamental, que se asume profesionalmente.

Las y los periodistas no deben ser blanco del acoso judicial, de hostigamientos, amenazas o represalias por el trabajo que desempeñan; sigue en las Américas el gran desafío de terminar con los asesinatos, agresiones, intimidaciones contra periodistas y comunicadores.

Además  El Presidente debe aprovechar la tregua del mundial para tomar decisiones que lo reivindiquen

La impunidad es un factor que propicia la criminalidad; es, al mismo tiempo, efecto y causa de la falta de acceso a la justicia y de la situación creciente de agresiones contra periodistas y ciudadanos, enfatizó la comunicadora.

En la región pueden también señalarse como problemas comunes que atentan contra la libertad de expresión y de prensa, el crimen organizado y la narcoactividad, las prácticas de autoridades, políticos y funcionarios que violan la ley y abusan de su poder; recientemente se han sumado, en algunos lugares y momentos precisos, grupos de ciudadanos que agreden a periodistas, producto de una preocupante intolerancia ciudadana, cuando los reportes o análisis no favorecen sus posturas.

Además  La prensa en peligro: Ileana Alamilla

Alamilla recordó que México y Honduras tienen escenarios muy graves para la prensa; la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Honduras reporta 42 periodistas y comunicadores asesinados desde noviembre de 2003 a la fecha, mientras que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México informó que 88 periodistas han sido asesinados del 2000 hasta abril de este año.

Según PEN Internacional, en Honduras los periodistas continúan siendo asesinados a un ritmo alarmante, mientras que otros se enfrentan a acosos y amenazas de muerte; en El Salvador fue asesinado un comunicador recientemente; similar situación ocurrió en Panamá, mientras que en Perú un periodista de radio fue torturado y asfixiado.

Además  Columnista de la Hora ligado a proceso por opinión

Finalmente, Alamilla se refirió al caso del periodista filipino, José Antonio Vargas, inmigrante indocumentado en Estados Unidos y Premio Pulitzer en 2008, como parte del equipo de reporteros del Washington Post que cubrió la matanza en la Universidad Virginia Tech, en 2007; Vargas fue detenido en MacAllen, Texas, donde se encontraba para solidarizarse y cubrir historias de los centroamericanos que cruzan la frontera.

Comments

comments

No hay comentarios