Seguir en Facebook

Guatemala, 02 de Junio de 2014 (Cerigua).- El ejercicio de gobernar demanda más que voluntad o discurso; implica compromiso con una propuesta programática presentada con transparencia y claridad, acompañada de coherencia y consecuencia, de medidas que pueden no gustar a algunos, porque no se puede quedar bien con todos, señaló Ileana Alamilla, en su columna titulada: “Permanentes nubarrones”.
Alamilla destacó en su espacio de opinión publicado en Prensa Libre, que la belleza natural de Guatemala se empaña permanentemente con nubarrones de sufrimiento, injusticias, inequidades y una situación social que no ha sido abordada por los distintos gobiernos, lo que ha determinado que la conflictividad social, las luchas intestinas, las amenazas al ambiente y, en general, las inconformidades de grandes sectores, sean los asuntos cotidianos.

Además  Contextos cíclicos frustran a guatemaltecos

La pobreza y la pobreza extrema, que tiene en situación de precaria sobrevivencia a un elevado porcentaje de la población, requieren poner en práctica acciones radicales, pues no se resuelven sólo con paliativos, que ciertamente pueden salvar vidas, pero no sacar de la pobreza a la gente; la pobreza es, en gran medida, rural, pero la aprobación de la ley de desarrollo rural, que fue bloqueada por los empresarios en el 2012 y que podría crear una política de Estado en esta materia, enfrenta posturas extremas de uno y otro lado, que hacen inviable alguna negociación, señaló la columnista.

Alamilla también se refirió a las dificultades que sigue enfrentando la educación, indispensable para el desarrollo, con poco presupuesto; escaso interés genuino de buscar las soluciones a las terribles condiciones estructurales en las que los menores reciben clases; la calidad de los maestros, muchos de los cuales tampoco se interesan en mejorar, lo que repercute en la mala preparación con la que los privilegiados llegan a las universidades.

Además  Migración y desarrollo rural: Ileana Alamilla

Como colofón, la violencia en los establecimientos de educación media; el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) informó que los crímenes contra estudiantes se han incrementado, indicó.

Sin embargo, Alamilla se pregunta ¿quién, en el gobierno y la sociedad, está dispuesto a contribuir para empezar a resolver los problemas; privilegiamos lo que nos divide, sin intentar buscar lo que pueda unirnos.

Comments

comments

No hay comentarios