Seguir en Facebook
Sperissen

Ginebra, 30 de Mayo de 2014 (Cerigua/Diego de León Sagot).- El primer procurador de Ginebra, Yves Bertossa, pidió cadena perpetua contra Erwin Sperisen, ex jefe de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, en el juicio que se sigue en su contra en Ginebra; sostuvo los argumentos planteados ya en el acta de acusación, documento de referencia para el proceso judicial, respecto de la responsabilidad del ex jefe policial en la planificación y ejecución de un plan para eliminar reos entre 2005 y 2006.

SperissenSperisen es juzgado en Suiza por su nacionalidad y porque Guatemala no pidió su extradición”, recordó el procurador y agregó que “la ley en Guatemala es más dura que en Suiza y que incluso prevé la pena de muerte”; “es coautor quién colabora de forma determinante… lo que importa es el resultado y eso implica la elaboración de un plan… los jefes deciden y los ejecutantes ejecutan”, dijo al justificar la participación directa del ex jefe policial.

Por su parte, la defensa de Sperisen recriminó, respecto de los hechos que ocurrieron en Pavón, que “las víctimas eran criminales… que en el juicio los testigos son delincuentes, que la CICIG miente y que hay un complot” entre todos los actores que se han articulado en favor de una sentencia condenatoria; “¿quién autorizó hacer los jacuzzi, los billares, quién fue corrompido”, formuló en voz alta, en alusión a las condiciones en que vivían los reos en Pavón; “quién permitió que se organizara esa sociedad alternativa al Estado?”, inquirió.

Además  Capturan a tres presuntos implicados en la muerte de estudiantes del INCA

En una sala de audiencias llena, poco visto durante las dos semanas de proceso a excepción de los dos días de interrogatorio a Erwin Sperisen, el fiscal Bertossa argumentó durante varias horas la existencia de una estructura criminal paralela durante la administración del presidente Oscar Berger (2004-2008).

“Los jefes eran Carlos Vielmann, Erwin Sperisen y Javier Figueroa, es decir las más altas autoridades de seguridad”; y agregó que “Sperisen y Figueroa crearon un escuadrón de la muerte junto con los hermanos Benítez”, que se sumó a otras estructuras criminales ya existentes, dirigidas por Víctor Soto, entonces jefe de la División de Investigación Criminal (DINC) y Víctor Rivera, un venezolano ya fallecido que fue asesor directo del Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann.

Además  Arraigan a ex jefes policiales

Bertossa reconoció el servicio prestado por los testigos durante este juicio, quienes ofrecieron evidencias respecto de la actuación criminal de Sperisen, entre ellos los policías que en audiencia dijeron que temían por sus vidas y las de sus familias, los ex investigadores españoles que formaron parte del equipo de CICIG, al actual jefe de investigación de dicho organismo, Christian Ulate, y la patóloga forense, María Morcillo Méndez; “la garantía que no hablaran era matar”, dijo Bertossa al referirse a la implicación directa de Sperisen y Figueroa.

Sobre Figueroa, indicó que el ex subdirector destruyó documentos posteriormente a todas la ejecuciones y cuando tuvo que partir del país, lo cual le resta toda credibilidad; Bertossa reafirmó su planteamiento respecto que “las escenas de los crímenes fueron maquilladas…y que los reos fueron ejecutados… no hubo confrontación, las balas vinieron de frente y las víctimas se defendieron levantando las manos”, agregó.

Al finalizar sus alegatos, Bertossa pidió al Tribunal Criminal de Ginebra, integrado por siete jueces (tres hombres y cuatro mujeres), que decidiera con “la mayor convicción y sentido común”; “nunca habrán tantos elementos como ahora”; y que a partir de los informes oficiales producidos en Guatemala al momento de los hechos “no se sabe cómo murieron, no hay descripción de los hechos, ni hay explicación de los enfrentamientos”.

Además  Policías agreden a comunitarios en resistencia

El lunes próximo continuará la fase de alegatos de la parte querellante y la defensa (martes), quienes tendrán el fin de semana para preparar contra argumentos a los planteados hoy por la Fiscalía de Ginebra; el veredicto final, si no se presentan incidentes, será el próximo viernes 6 de junio.

A Sperisen se le responsabiliza por el asesinato de siete detenidos de la prisión de Pavón, cercana a la capital de Guatemala, entre ellos uno por mano propia, con el agravante de que habría alterado la escena de los crímenes, con el fin de simular un enfrentamiento entre la policía y los presos, hecho ocurrido el 25 de septiembre de 2006; a estos se suman otros tres homicidios de fugados del centro penitenciario “El Infiernito” el 22 de octubre de 2005, en el departamento de Escuintla.

Comments

comments

No hay comentarios