Seguir en Facebook

Ginebra, 20 de Mayo de 201420 de Mayo de 2014 (Cerigua/Diego de León).- El Tribunal Criminal de Ginebra prosiguió este martes con el cuarto día de juicio contra el ex jefe de la Policía de Guatemala, Erwin Sperisen; en esta ocasión fue interrogado por más de cinco horas por Christian Ulate Durán, actual investigador de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ente de Naciones Unidas facultado para investigar estructuras criminales enraizadas en instituciones públicas.

SperissenDurante el interrogatorio, el abogado costarricense, quien desde 2010 asumió las pesquisas sobre los hechos que se le imputan al ex funcionario guatemalteco, reforzó el planteamiento de los dos policías españoles que atestiguaron ayer ante el tribunal ginebrino, Fernando Toledo y Luis Modrego, ex investigadores de la CICIG, respecto del involucramiento de Sperisen en una estructura dedicada a eliminar reos, que operó supuestamente entre 2004 y 2007.

Según Ulate Durán, dicha red estaba compuesta por el ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, su asesor Víctor Rivera, los dos subalternos de Sperisen en la PNC, Javier Figueroa y Víctor Soto, los hermanos Benítez y Aldo Stefano Figueroa, hermano del entonces subdirector de la policía; se desconoce el número de personas que integraban los cuadros operativos.

Sin embargo, un indicativo de la participación de agentes en actividades criminales fue el mencionado ayer por Luis Modrego, al señalar que él mismo había interrogado a alrededor de 100 miembros de estructuras paralelas, a las que tildó de “escuadrones de la muerte”, las cuales operaban con la venia de todos los superiores, entre los cuales mencionó expresamente a Erwin Sperisen.

Ulate Durán también se refirió a las presiones de las que ha sido objeto la CICIG por parte del sector privado en Guatemala; cuando investigábamos al ex presidente Alfonso Portillo, por hechos de corrupción, la CICIG tenía apoyo del Comité de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) pero “cuando se iniciaron las pesquisas sobre Pavón y la fuga de la cárcel El Infiernito, se dio la salida de Carlos Castresana, y cuando comenzó el juicio contra Figueroa en Austria, se le pidió la renuncia a Francisco Dall’Anese”.

Por la tarde, el tribunal interrogó a Santos Jiménez Linares, uno de los escoltas personales de Erwin Sperisen cuando era director de la PNC y que aún forma parte de la institución policial; la audiencia se llevó a puertas cerradas, sólo con presencia de las partes procesales y de la prensa, como nueva medida de protección a los testigos, adoptada hoy por el tribunal.

Además  Señalan vínculo entre FCN-Nación y Gustavo Herrera

Esta decisión se tomó luego de los incidentes ocurridos ayer, como las presiones de que fue objeto en Guatemala María del Socorro Vásquez, querellante adhesiva del proceso, a quien supuestos allegados del ex jefe policial intentaron convencerla de viajar a Ginebra para hacerse presente en el juicio, y que desató la interposición de una demanda en Guatemala para resguardar la integridad de la señora, madre de uno de los reos ejecutados en Pavón.

También la intervención de la policía en la sala, luego de que la madre de Sperisen, quien ha estado presente durante todas las audiencias, se acercó para tomar fotografías de su hijo, razón por la cual la policía que resguarda la sala le retiró el teléfono y le hizo borrar las imágenes; las audiencias serán cerradas al público a partir de hoy, cuando se trate de testigos que han viajado desde Guatemala para rendir testimonio.

Sperisen Vernon, nacional suizo y guatemalteco, dirigió la Policía Nacional Civil (PNC) entre julio 2004 y marzo 2007, durante la administración del presidente Oscar Berger Perdomo (2004-2008); dos operativos planificados y ejecutados desde las más altas esferas del Ministerio de Gobernación, al cual está adscrita la PNC, son las causales que tendrán sentado en el banquillo de los acusados a “el Vikingo”, en alusión a sus dos metros de altura y gruesa complexión física, quien se domicilió en Ginebra meses después de haber dejado la jefatura de la Policía en 2007.

El “Plan Gavilán” en 2005 y la operación “Pavo Real” en 2006, ambos de fuerte impacto mediático en Guatemala por tratarse de acciones que a simple vista pretendían poner al orden a reclusos en los centros penitenciarios del país, sumaron en su conjunto 10 ejecuciones de reos en las que se presume la participación directa de Sperisen, supuestamente como uno de los cabecillas de una estructura criminal que operaba desde el Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional Civil.Ginebra, 20 May (Cerigua).- El Tribunal Criminal de Ginebra prosiguió este martes con el cuarto día de juicio contra el ex jefe de la Policía de Guatemala, Erwin Sperisen; en esta ocasión fue interrogado por más de cinco horas por Christian Ulate Durán, actual investigador de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ente de Naciones Unidas facultado para investigar estructuras criminales enraizadas en instituciones públicas.

Además  Huehuetenango. Autoridades confirman estado deficiente de cárcel

Durante el interrogatorio, el abogado costarricense, quien desde 2010 asumió las pesquisas sobre los hechos que se le imputan al ex funcionario guatemalteco, reforzó el planteamiento de los dos policías españoles que atestiguaron ayer ante el tribunal ginebrino, Fernando Toledo y Luis Modrego, ex investigadores de la CICIG, respecto del involucramiento de Sperisen en una estructura dedicada a eliminar reos, que operó supuestamente entre 2004 y 2007.

Según Ulate Durán, dicha red estaba compuesta por el ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, su asesor Víctor Rivera, los dos subalternos de Sperisen en la PNC, Javier Figueroa y Víctor Soto, los hermanos Benítez y Aldo Stefano Figueroa, hermano del entonces subdirector de la policía; se desconoce el número de personas que integraban los cuadros operativos.

Sin embargo, un indicativo de la participación de agentes en actividades criminales fue el mencionado ayer por Luis Modrego, al señalar que él mismo había interrogado a alrededor de 100 miembros de estructuras paralelas, a las que tildó de “escuadrones de la muerte”, las cuales operaban con la venia de todos los superiores, entre los cuales mencionó expresamente a Erwin Sperisen.

Ulate Durán también se refirió a las presiones de las que ha sido objeto la CICIG por parte del sector privado en Guatemala; cuando investigábamos al ex presidente Alfonso Portillo, por hechos de corrupción, la CICIG tenía apoyo del Comité de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) pero “cuando se iniciaron las pesquisas sobre Pavón y la fuga de la cárcel El Infiernito, se dio la salida de Carlos Castresana, y cuando comenzó el juicio contra Figueroa en Austria, se le pidió la renuncia a Francisco Dall’Anese”.

Por la tarde, el tribunal interrogó a Santos Jiménez Linares, uno de los escoltas personales de Erwin Sperisen cuando era director de la PNC y que aún forma parte de la institución policial; la audiencia se llevó a puertas cerradas, sólo con presencia de las partes procesales y de la prensa, como nueva medida de protección a los testigos, adoptada hoy por el tribunal.

Además  CSJ rechaza recursos promovidos por la defensa de Portillo para evitar su extradición

Esta decisión se tomó luego de los incidentes ocurridos ayer, como las presiones de que fue objeto en Guatemala María del Socorro Vásquez, querellante adhesiva del proceso, a quien supuestos allegados del ex jefe policial intentaron convencerla de viajar a Ginebra para hacerse presente en el juicio, y que desató la interposición de una demanda en Guatemala para resguardar la integridad de la señora, madre de uno de los reos ejecutados en Pavón.

También la intervención de la policía en la sala, luego de que la madre de Sperisen, quien ha estado presente durante todas las audiencias, se acercó para tomar fotografías de su hijo, razón por la cual la policía que resguarda la sala le retiró el teléfono y le hizo borrar las imágenes; las audiencias serán cerradas al público a partir de hoy, cuando se trate de testigos que han viajado desde Guatemala para rendir testimonio.

Sperisen Vernon, nacional suizo y guatemalteco, dirigió la Policía Nacional Civil (PNC) entre julio 2004 y marzo 2007, durante la administración del presidente Oscar Berger Perdomo (2004-2008); dos operativos planificados y ejecutados desde las más altas esferas del Ministerio de Gobernación, al cual está adscrita la PNC, son las causales que tendrán sentado en el banquillo de los acusados a “el Vikingo”, en alusión a sus dos metros de altura y gruesa complexión física, quien se domicilió en Ginebra meses después de haber dejado la jefatura de la Policía en 2007.

El “Plan Gavilán” en 2005 y la operación “Pavo Real” en 2006, ambos de fuerte impacto mediático en Guatemala por tratarse de acciones que a simple vista pretendían poner al orden a reclusos en los centros penitenciarios del país, sumaron en su conjunto 10 ejecuciones de reos en las que se presume la participación directa de Sperisen, supuestamente como uno de los cabecillas de una estructura criminal que operaba desde el Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional Civil.

Comments

comments

1 Comentario

  1. Yo no se porque le dan tantas vueltas a algo que nadie sabe, a ciencia cierta que fue lo que ocurrió, se gastan recursos en cosas que ya son causa juzgada, porque esta gente no se dedica a otra cosa; o es que este tipo de cosas es lo que les da de comer y si lo dejan no tienen mas ingresos. aunque vengan a decir que tenían derechos los reclusos, porque ellos no pensaron que las familias a las que les hicieron daño también tenían derechos , para mi los derechos humano y demás instituciones solo se alimentan de delincuentes, a los que si les dan prioridades estos reclusos eran delincuentes; porque no creo que por mansas palomas estaban presos porque no cerrar el capitulo y borrón y cuenta nueva,

Comments are closed.