Seguir en Facebook

Guatemala, 07 de Mayo de 2014 (Cerigua).- El sentimiento de ser madre es indescriptible; se asegura que es el amor incondicional, el que no espera nada a cambio y lo da todo en cada instante, aunque también es cierto que hay madres que abandonan a sus hijos, otras los lastiman, los golpean y, hasta los matan a golpes o con insultos y agresiones; sin embargo, hay infinitos ejemplos de maternidad excelsa, destacó Ileana Alamilla, en su columna de opinión publicada en Prensa Libre

Alamilla, quien tituló su columna de este miércoles como “Tu día es hoy”, señaló que madre es la que da la vida por el ser que se ha formado dentro de su vientre, la que se pone de escudo para que a su descendiente no lo hieran o lastimen, la que trabaja en horarios extendidos y todavía tiene ánimo para correr a abrazar a sus pequeños, guiarlos en sus tareas y, a veces, hacerlas cuando el maestro pide cosas extraordinarias.

Allí están ellas, cuando el pequeño está enfermo, a la par de su cama cuidando su sueño y tomando la temperatura, corriendo al médico o al hospital si se pone más delicado; buscando para la medicina si no cuenta con los recursos en ese momento; pero también disfruta con sus risas y travesuras, con cada nuevo aprendizaje, con cada beso que recibe y hasta celebra alguna impertinencia, comentó la periodista.

Alamilla también se refirió a las madres que tienen a sus hijos en prisión, mientras ellas cumplen su condena, mientras que otras se han tenido que alejar de ellos, para buscar, migrando, mejorarles el futuro; miles lloran la pérdida de sus retoños por la terrible violencia que azota el país o por la violación a sus derechos, al no tener como garantizarles salud y vida.

La columnista dedicó su espacio a las madres que de manera silenciosa son el cimiento de éxitos y el consuelo de fracasos; las que ponen el hombro para recibir las lágrimas y acompañar con las suyas, cuando quienes ama tanto buscan su compañía.

Comments

comments

Además  Las sillas vacías: Ileana Alamilla

No hay comentarios