Seguir en Facebook

Guatemala, 2 Abr (Cerigua).- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó recientemente dos nuevas publicaciones en las que plantea la urgente necesidad que tienen los Estados de adoptar nuevas políticas e intervenciones regulatorias de desarrollo macroeconómico y de mercado laboral.

De acuerdo con un reporte de la agencia ComunicaRSE, las políticas tradicionales en materia macroeconómica y de reglamentación laboral han fracasado y como resultado la recuperación económica mundial ha sido mucho más lenta de los esperado.

“Más allá de la estabilidad macroeconómica” y “Una reglamentación del trabajo creativa”, de la OIT, exhortan a favor del pensamiento nuevo y coordinado de los Estados a la hora de redactar las políticas, destaca la información de ComunicaRSE.

Dichas publicaciones sugieren la urgencia de encontrar políticas y regulaciones que garanticen el empleo formal, bien remunerado y de alta calidad; además, ofrecen un análisis y propuestas innovadoras sobre herramientas macroeconómicas y normativas que deben ser garantizadas para alcanzar un buen resultado.

Los dos estudios comparten un mismo tema crítico: la incapacidad de las políticas existentes en materia macroeconómica y legislación laboral de lograr sus objetivos antes, durante y después de la crisis, expresó la Directora General Adjunta de Políticas de la OIT, Sandra Polaski.

A medida que la Gran Recesión produjo aumento del desempleo, de la incidencia del trabajo a tiempo parcial y del trabajo informal en las economías avanzadas, los responsables de la formulación de políticas de todo el mundo enfrentan las mismas dificultades para garantizar un desarrollo inclusivo que tenga sus raíces en el trabajo decente, añadió Polaski.

Henning Meyer, editor del Social Europe Journal, durante la presentación de los libros en Ginebra, dijo que la actitud de las políticas ha sido más complaciente que exigente en los últimos años y cambiarlas se ha convertido en algo casi imposible.

El número de desempleados en el mundo aumentó 4.2 millones en el 2012, es decir existen aproximadamente 197 millones de habitantes sin empleo, según las Tendencias Mundiales del Empleo, de la OIT.

Comments

comments

No hay comentarios