Seguir en Facebook

Guatemala, 25 de Marzo de 2014  (Cerigua).- A nivel nacional la tortura es una práctica histórica, desde la constitución del Estado mismo, que sigue afectando al país y cuyo fenómeno se potencializa en los centros de detención, así como en los hospitales siquiátricos y orfanatos, señaló Gary Estrada, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG).

Estrada señaló que denunciar hechos de esta magnitud es complejo, debido al temor que existe por parte de la víctima a su victimario, en especial en lugares de detención, donde no hay condiciones objetivas para dar a conocer estas violaciones.

La tortura no solo se da en centros de internamiento, sino también en espacios abiertos; las personas que sufren estos vejamenes siempre tendrán ese miedo a denunciar, indicó.

Además  El Presidente y la inseguridad: Ileana Alamilla

La ODAHG señaló que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), en Guatemala se reporta una persona con señalas de tortura cada cuatro o cincos días, lo que significa que hay más de 60 personas torturadas anualmente.

En este sentido Ronald Solís, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, afirmó que el Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura tendrá a su cargo una tarea importante para prevenir este tipo de delitos.

Solís dijo que el primer paso que debe implementar el mecanismo es visibilizar los hechos de tortura, documentarlos adecuadamente, crear un sistema de visitas a los centros de detención y realizar un análisis completo sobre la problemática.

Además  Guatemala y Escuintla, los departamentos más violentos entre enero y mayo 2014

Asimismo, dijo que es necesario que la comisión cuente con una asignación presupuestaria adecuada para realizar sus labores, con la participación de miembros de la sociedad civil y con una buena relación con otros organismos de Estado.

Comments

comments

No hay comentarios