Seguir en Facebook

Guatemala,  28 de Enero de 2014 (Cerigua).- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) estudiará el próximo 7 de febrero el caso del asesinato del defensor de derechos humanos guatemalteco, Florentín Gudiel Ramos, quien fue ultimado a tiros el 20 de diciembre del 2004.

Durante la audiencia, que forma parte del 102 Periodo de Sesiones, la Corte escuchará las declaraciones de una de las supuestas víctimas, un testigo del Estado y una perita propuesta por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Gudiel Ramos, quien fungía como alcalde del poblado de Cruz de la Esperanza, Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, fue asesinado por dos tiros que recibió en la espalda y el cráneo; previo a su muerte, había denunciado amenazas y actos intimidatorios en su contra.

Además  CIDH conocerá casos de Colombia y Guatemala

La CIDH consideró que este caso se encuentra en la impunidad debido a una serie de irregularidades cometidas al inicio de la investigación y de la falta de diligencia para investigar las hipótesis relacionadas con el móvil del asesinato.

La investigación no se llevó a cabo en un plazo razonable y se vio comprometida por la falta de protección de persona que han participado activamente en el proceso; la situación de desprotección en que se encontró la familia dio lugar a su desplazamiento, en violación del derecho a la libertad de circulación y residencia, afirmó la Comisión.

Otro de los casos que analizará la Corte será la presunta ejecución extrajudicial de tres miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), cuando se retomó el control de la casa del embajador de Japón en Perú, el 17 de diciembre de 1996.

Además  Recuerdan a familiares desaparecidos durante la guerra

Aparentemente los tres miembros de MRTA se habrían encontrado en custodia de agentes estatales y fueron asesinados, cuando no representaban amenaza alguna.

El tercer caso es el relacionado al asesinato de los hermanos Igmar Alexander y Eduardo José de apellidos Landaeta Mejías; este hecho está enmarcado en un contexto de ejecuciones extrajudiciales en Venezuela.

Comments

comments

No hay comentarios