Seguir en Facebook

Guatemala, 30 de Agosto de 2013 (Cerigua).-  Nadie puede alegar el derecho a la libre expresión para faltar a la verdad y para hacer acusaciones infundadas contra cualquier persona; el ejercicio de cualquier derecho obliga al respeto de otros derechos de las personas, y ese principio básico es el que asegura la pacífica convivencia en las sociedades, aseguró el periodista Oscar Clemente Marroquín.

Marroquín señaló, mediante su columna “No existen libertades absolutas”, que algunas personas sostienen que la Ley de Emisión del Pensamiento establece una especie de fuero especial, que asegura inmunidad a los comunicadores y a quienes a través de los medios de comunicación publican sus puntos de vista.

Sin embargo, afirmó que en ningún campo existen libertades absolutas porque todas ellas llevan implícito el cumplimiento de obligaciones y el debido respeto al derecho de los demás.

El derecho a la libre expresión no faculta a nadie a lanzar acusaciones simplemente fundadas, única y exclusivamente en el supuesto derecho a decir lo que uno desea, aseveró el columnista.

El profesional recordó que la legislación nacional tiene una visión positiva para que se puedan hacer señalamientos de cualquier tipo contra funcionarios públicos, quienes tienen el derecho de respuesta, aclaración y rectificación porque sería insensato afirmar que simplemente por ser funcionarios se les niega la oportunidad de explicar sus puntos de vista.

Sin embargo, no existe la misma amplitud para hacer señalamientos a particulares, quienes además del derecho de respuesta tienen el de proceder legalmente contra quien atente contra la honra, faltando a la verdad.

De acuerdo con Marroquín, existen situaciones en las que un individuo o un grupo pueden señalar acciones de otros que son o pueden ser peligrosas y en esos casos, los medios tienen que actuar responsablemente balanceando la información y dando oportunidad a los señalados para explicar sus puntos de vista y hacer las rectificaciones, si es que las hubiere.

Debe distinguirse entre el concepto de informar, que tiene mucho que ver con trasladar a la opinión pública hechos reales e incuestionables, con el de desinformar, que tiene que ver más con la manipulación, el engaño y la mentira, señaló Marroquín.

Comments

comments

1 Comentario

  1. Excelente la publicacion ya que muchos periodistas faltan a la verdad al publicar o comentar hechos que son puras suposiciones u opiniones personales las cuales estan fuera de la verdad por razones de tipo economico u otras tambien al momento de hacer las aclaraciones impresas las hacen en un espacio mucho menor del que originalmente han hecho la publicacion

Comments are closed.