Seguir en Facebook

Guatemala, Diciembre 11 del 2012(CERIGUA).- En Guatemala existe una necesidad urgente de reformular el Código Civil, con el fin de retrasar en las niñas y adolescentes la edad del matrimonio y por lo consiguiente que tengan a su primer hijo o hija en una edad idónea, indicó Leonor Calderón, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en el país.

De acuerdo con la información, publicada en el reportaje “Embarazos en niñas y adolescentes, un delito que perseguir en Guatemala”, elaborado por la Agencia Cerigua con el apoyo del UNFPA; el Código Civil guatemalteco establece que la capacidad para el ejercicio de derechos civiles se adquiere a los 18 años, pero la edad mínima para contraer matrimonio es en mujeres a los 14 años y en los hombres a los 16.

A decir de Calderón, retrasar la edad del matrimonio haría menos probable que las jóvenes abandonen sus estudios, lo que redundaría en mejores condiciones de vida y mayor acceso a empleos rentables.

Para Mirna Montenegro, del Observatorio en Salud Reproductiva (OSAR), hace falta trabajar en proyectos de vida para las jóvenes y adolescentes, lo que se debe promover desde la escuela y desde los hogares a través de la educación.

Según Montenegro, si desde muy pequeñas a las niñas se les presenta toda la gama de oportunidades que da la educación, tendrán un plan de vida diferente al de sólo ser madres y esposas, pues se fijan metas como continuar sus estudios y desarrollarse profesionalmente.

El desarrollo académico contribuiría a que cuando decida ser madre, tanto ella como sus descendientes tendrán un mejor futuro y una diferente calidad de vida, indicó la entrevistada.

El Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Guatemala destacó que los niveles de fecundidad en adolescentes en Latinoamérica rebasan ostensiblemente la medida mundial y es la región del mundo en que los nacimientos de madres menores de edad representan la mayor fracción del total de nacimientos.

Finalmente, Leonel Dubón, de la organización “El Refugio de la Niñez”, dijo que un país que promueve el desarrollo de sus más pequeños es el que ve el futuro de la nación en grande, pues promoviendo proyectos de vida en esta población se lograrán cambios significativos en beneficio propio, el de sus familias, el de su comunidad y el de su país.

Comments

comments

No hay comentarios