Seguir en Facebook

Guatemala, Diciembre 11 del 2012(CERIGUA).- La Virgen de Guadalupe, la Morenita del Tepeyac, también es celebrada en Guatemala cada 12 de diciembre; miles de personas acuden a la Basílica, situada en la zona 1 capitalina para recibir su bendición; en sus alrededores, decenas de vendedores aprovechan la ocasión para agenciarse de algunos ingresos extras.

Desde muy temprano de este martes se podía observar a mujeres, hombres y niños, de diversas partes de la República, que con esfuerzo y esmero colocaban sus puestos para dar inició a una intensa jornada; los vendedores se colocaron entre la 1ª y 3ª avenidas  y 8ª y 9ª calles de la zona 1.

Entre los productos sobresalen las ventas de comida y dulces típicos como pan acido, canillitas de leche, buñuelos, garnachas, torrejas, algodones de azúcar, roscas quetzaltecas, chuchitos y dulces de Mazapan, entre muchos otros.

También fueron colocados los tradicionales puestos de fotografía donde padres de familia llevan a sus hijos vestidos con trajes típicos conservar un recuerdo de la fecha; además, ventas de juguetes guatemaltecos, entre ellos tambores y pequeñas guitarras coloridas, chinchines y trompos.

Santiago Chalí, originario de San Juan Comalapa, comenzó a vender dulces típicos en el santuario hace aproximadamente 40 años y ha mantenido esta tradición familiar; señaló que estas ventas le ayudan para obtener algún dinero extra, por lo que espera que haya una buena venta.

Por su parte José Francisco Barón, vendedor de juguetes, recordó que inició en el negocio con sus padres a los seis años de edad; ahora tiene 24, y dijo que además de juguetes ha vendido comida.

Cabe resalta que algunos vendedores tuvieron inconvenientes con autoridades municipales; uno de ellos originario del municipio de Mixco, quien no se identificó por temor a represalias, afirmó que personeros de la Muni lo amenazaron con quitarles sus pertenencias.

Aseguró que como en años anteriores buscó poner su puesto de fotografías, sin embargo en las fechas establecidas para pagar por el espacio en la calle, las oficinas de la Muni no dejaron tramitarlo; denunció que en ocasiones anteriores le fueron decomisadas sus pertenencias y al momento de pagar la respectiva multa para recuperarlas, nunca se las daban completas.

Conforme pasaban las horas, cientos de personas recorrían los alrededores; jóvenes madres cargaban a sus pequeños vestidos de San Juan Diego e ingresar a la capilla, un día antes de la fecha, cuando la aglomeración de personas es cuantiosa.

Comments

comments

No hay comentarios