Seguir en Facebook

Guatemala, Diciembre 03 del 2012 (CERIGUA).- La Casa Hermanos en el Camino, ubicada a escasos metros donde concluye la travesía del Tren de los Migrantes, en la Avenida del Ferrocarril, Oaxaca, México, alertó a las mujeres migrantes para que no se dejen engañar por los coyotes y a que permanezcan alerta ante el incremento de los secuestros del cartel de los Zetas, con fines de explotación sexual, prostitución y producción de pornografía.

Las mujeres migrantes, sus hijos e hijas, se han convertido en la población blanco para el cartel mexicano Los Zetas, a quienes secuestran para la prostitución y la producción de material pornográfico; luego de ser abusadas en Oaxaca, son enviadas a la frontera para que otros grupos criminales las utilicen en el comercio sexual.

Cuando son secuestradas, Los Zetas extorsionan a sus familias en Estados Unidos y en Centroamérica; piden 200 dólares por derecho de paso por México, entre 400 y 500 dólares por no ser secuestradas y una suma similar para ser liberadas, pues aunque envíen el dinero, la violación y el comercio sexual es inevitable.

Los coyotes viven su propio calvario ya que el citado cartel los coacciona, los amenaza, los tortura y en algunas ocasiones los asesina, para que no adviertan a las migrantes sobre la tragedia que les espera, muchas veces ellos son quienes entregan a las mujeres a los Zetas, destaca la información.

Deben pagar la droga al contado

Alejandro Solalinde, líder religioso y Coordinador de la Casa de Hermanos en el Camino, dijo a Cerigua que los narcotraficantes secuestran a las migrantes para obtener recursos fáciles y rápidos para adquirir la droga, ya que los pagos deben ser al contado.

Los Zetas prefieren secuestrar a las guatemaltecas, pues son ellas las que poseen las redes de familiares y amistades más sólidas, tanto en Estados Unidos como en su país de origen, quienes les ayudan a recolectar las sumas que piden los criminales, destacó el líder religioso.

Las que menos posibilidades tienen de sobrevivir son las hondureñas, porque son más pobres y no poseen los contactos para pagar la extorsión; usualmente son utilizadas en la prostitución y en la producción de pornografía y luego asesinadas, enfatizó Solalinde.

Estimaciones del citado refugio refieren que existen unas 10 mil personas desaparecidas en la actualidad, la mayoría residentes de los países centroamericanos.

Complicidad de los gobiernos local y estatal

Pese a que la Casa de Hermanos en el Camino ha identificado a los criminales y denunciado, no se registran indicios de investigación, ni de avance en las capturas por parte de las autoridades, incluso los dos últimos alcaldes locales y el gobernador de Oaxaca, han llegado a la institución para amenazar al equipo y coaccionarlo para que desistan de las denuncias.

Los Zetas operan principalmente en Oaxaca, aunque también tienen colaboradores en Veracruz, en Chiapas y en Estado de México, así como en todos los estados fronterizos, para garantizar que las víctimas no escapen.

Las mujeres que logran sobrevivir a la tortura no quieren hablar, ni saber más de México pues se convierte en el territorio donde fueron víctimas del peor de los infiernos; el sueño americano termina siendo una pesadilla, concluyó Solalinde.

Comments

comments

No hay comentarios