Seguir en Facebook

Guatemala, Noviembre 27 del 2012 (CERIGUA).- El informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional de América Latina 2012, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) reveló que las crisis económicas han sido las principales causas que detienen el avance de los esfuerzos estatales por erradicar el hambre en la región; 49 millones de personas sufren de hambre cada día en el continente.

El documento señala que, de manera general, prevalecen las crisis económicas que afectan severamente a los gobiernos de la región, sin embargo los países que han logrado superarlas, su progreso no corresponde con la situación de vulnerabilidad al hambre a la que está expuesta su población.

Si bien América Latina es la región en el mundo que más ha avanzado en la reducción del hambre, en los últimos años la tendencia a la reducción se desaceleró producto del impacto que tienen las crisis económicas, destaca el informe de la FAO.

Los Estados que han logrado registrar algunos avances en la erradicación del hambre son los que han implementado, de manera sistemática y estratégica, políticas de desarrollo comercial y medidas de protección social, añade el estudio.

De acuerdo con el Panorama, un 8.3 por ciento de la población en Latinoamérica no consume las calorías diarias necesarias para llevar una vida sana; nueve de los 33 países cuentan con una tasa de prevalencia del hambre del 5 por ciento y en otros 16  Estados, es superior al 10 por ciento.

Guatemala, el segundo con la mayor tasa de hambre en la región

Los países más afectados por el hambre en la región son Haití, con una prevalencia del 44.5 por ciento; Guatemala, que presenta el 30.4 por ciento; y Paraguay, Bolivia y Nicaragua, que registran tasas de prevalencia de hambre de entre el 25.5 y el 20 por ciento.

La situación guatemalteca no responde a una insuficiente producción o a la falta de abastecimiento alimentario, sino que fundamentalmente al escaso acceso a los alimentos por parte de una buena parte de la población que no cuenta con suficientes ingresos para adquirirlos, destaca la publicación de la FAO.

La desigualdad social y en el ingreso económico, son otros factores determinantes que han impedido la erradicación de la pobreza y del hambre en Guatemala, señala el informe.

En el pasado, los gobiernos de la región ejecutaron un mayor gasto público, con un alto componente social, impulsaron inversiones en infraestructura e incluso incrementaron las transferencias de ingresos, que ha contribuido a mermar la situación de desventaja, en momentos de menor actividad económica y elevación de los precios.

Cuando esas políticas se han puesto en práctica con visión estratégica han conseguido efectos estructurales y han operado como factores de redistribución de los ingresos en las sociedades caracterizadas por la desigualdad, concluye el Panorama de la Seguridad Alimentaria 2012, de la FAO.

Comments

comments

1 Comentario

Comments are closed.