Seguir en Facebook

Guatemala, Noviembre 19 del 2012 (CERIGUA).- Con frecuencia se olvida que la aparición de América fue la palanca que hizo mover el mundo hacia la modernidad, indicó Edgar Montiel, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en Guatemala, en el marco del Día Mundial de la Filosofía.

A decir de Montiel, en su columna “Reflexión americana”, la América contemporánea nació  en el siglo dieciséis y se podría decir que con una vocación moderna, pues no se consagraron los valores espirituales y materiales que caracterizan a la modernidad sin la intervención de este continente.

El funcionario internacional dijo que la contribución de América a la economía de Europa, sirvió como base para la renovación global de la producción y las ideas; el surgimiento de nuevos grupos de poder económico y político, que dio lugar a la gestación de la revolución industrial, apareció en este continente.

América aportó sus luces y sus recursos naturales al surgimiento de la ilustración, un humanismo que se gestó en medio de la violencia, pues ningún encuentro humano está exento totalmente de conflicto, de muerte y transformación, pues siempre hay choques de etnias, religiones, lenguas y saberes, destacó Montiel.

El representante de la UNESCO advirtió que el desfase grave que se tiene en América es que el humanismo de pueblo, entendido como una práctica, no se ha institucionalizado y no ha sido elevado a las cúpulas del Estado para convertirse en una filosofía política permanente de la acción de gobierno, es como vivir de espaldas a la historia.

Finalmente, Montiel, reveló que el brote periódico de autoritarismos y de doctrinas económicas y políticas de mercado, que no abogan por la equidad y la justicia, la superación de la pobreza, son una muestra de la falta de institucionalización de las prácticas de los pueblos de América, lo que promueve que no exista una vida democrática con amplia participación social.

Comments

comments

No hay comentarios