Seguir en Facebook

Guatemala, Noviembre 12 del 2012 (CERIGUA).- El gobierno guatemalteco informó de un aumento en el número de personas afectadas por el terremoto ocurrido el 7 de noviembre, al registrar 9 mil 500 viviendas afectadas, 2 mil 500 con presentan daños severos y un total de 19 mil ciudadanos y ciudadanas que sufren las peores secuelas del desastre.


El Presidente de Guatemala, Otto Pérez, expresó que la mayor parte de la población afectada reside en los siete departamentos declarados en Estado de Calamidad: San Marcos, Huehuetenango, Quiché, Quetzaltenango, Totonicapán, Retalhuleu y Sololá.

Pérez dijo en conferencia de prensa que 7 mil 218 personas continúan en albergues, cifra que aumenta constantemente; otra significativa cantidad de personas que no forman parte de esa estadística, permanecen en casas de amigos, vecinos o familiares.

La ayuda y los alimentos son limitados, por lo que los cuerpos de socorro deberán enfocarse en entregarlos a quienes más los necesitan; además podrían haber muchas personas que aún no han podido informar de su situación a las autoridades, debido a que permanecen incomunicadas, añadió el mandatario.

El Presidente hizo énfasis en adoptar una nueva política de construcción de las viviendas, pues si continúan con las edificaciones de adobe se aliviará una situación pero a largo plazo se colocará a la población en una situación de riesgo.

El Poder Ejecutivo asignó a las Vicepresidenta, Roxana Baldetti, la responsabilidad de hacer las cotizaciones de los materiales para la reconstrucción y prevenir que se cometan actos de corrupción, como ha sucedido con la gestión de los recursos durante catástrofes previas.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUME) dio a conocer que desde el miércoles 7 de noviembre a las 10:35, hora en la que se registró el sismo, se han contabilizado 160 réplicas, la más sensible a nivel nacional ocurrió el domingo por la tarde y este lunes una más, que afectó el suroccidente del país.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) suspendió oficialmente la búsqueda de cuerpos que permanecen soterrados en Barranca Grande y La Arena, en San Marcos, debido a la inestabilidad del terreno.

Comments

comments

No hay comentarios