Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 31 del 2012 (José Fredy López/Cerigua).- La población de las comunidades del sector fronterizo con Honduras, en Los Amates, Izabal, denunció que debido a la ausencia de la Policía Nacional Civil (PNC), la inseguridad se ha acentuado, al extremo de reportar hechos violentos sin que haya investigación por parte de las autoridades, ni persecución de los responsables.

Las y los comunitarios temen dar declaraciones públicas, sin embargo dijeron a Cerigua que en las poblaciones ubicadas entre el Río Motagua y la frontera hondureña, han ocurrido asesinatos y violaciones de mujeres, principalmente en los caminos hacia las aldeas Jabuquito, Nueva Natalia y Finca Nueva Francia, hechos que permanecen en la impunidad.

La población asentada en dicha zona constituye el 60 por ciento del total en el municipio de Los Amates; luego de la Tormenta Ágata, en el 2010, quedó incomunicada y ahora carecen de acceso servicios básicos, a la adquisición de alimentos y a la infraestructura.

Miguel Ángel Díaz, piloto de una línea de microbuses intermunicipal, señaló que el mal estado de las carreteras pone en riesgo la vida y la integridad de los usuarios; trágicos accidentes han ocurrido debido a la falta de mantenimiento de los caminos.

Otro de los factores de riesgo identificados por la población es el mal estado del puente colgante ubicado en la comunidad El Rico, pues los comerciantes deben hacer un pago extra para pasar sus productos por el Río Motagua.

El Gobernador Departamental, Raúl Estrada, aseguró que la semana pasada sostuvo una reunión en la comunidad Suiche Molina, para evaluar la situación y considerar las medidas que deben ser implementadas, para resolver las problemáticas de inseguridad y acceso a los servicios.

Pese a las precariedades, las poblaciones colindantes con Honduras mantienen la producción de café, granos básicos, principalmente maíz y frijol, así como de productos lácteos para la supervivencia.

Comments

comments

No hay comentarios