Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 26 del 2012 (CERIGUA).-  Pobladores de Ixcán y Uspatán, en Quiche, y de Cobán, en Alta Verapaz, mostraron su rechazo al proyecto de construcción de la hidroeléctrica Xalalá en su territorio, pues temen que ésta genere expropiación de tierras y el desalojo de la población, según informó Prensa Libre.

La Asociación de Comunidades Afectadas por la Hidroeléctrica denunció anteriormente, en un comunicado, que existe manipulación de programas asistenciales en el municipio, con el fin de presionar, confundir a la población y dividir a las comunidades para implantar a la fuerza los megaproyectos.

Los vecinos de estas comunidades dieron a conocer su postura sobre el caso en una citación que sostuvieron con el presidente de la Comisión de Pueblos Indígenas del Congreso de la República, Carlos Mejía, el presidente de Transparencia, Amílcar Pop, así como a funcionarios del Ministerio de Energía y Minas (MEM), de la Secretaría General de Planificación (Segeplan) y del Instituto Nacional de Electrificación (Inde).

Miguel de León Ceto, secretario ejecutivo de las alcaldías de la región Ixil, fue enfático durante la reunión, al decir que ésta no sería para iniciar un diálogo sino para rechazar el proyecto y añadió que no desean que sigan anunciando el uso de sus recursos naturales.

Fernando Carrera, jefe de Segeplan, indicó que existe un acuerdo entre el Inde y la dependencia a su cargo, para que un equipo de 10 consultores inicien un diagnostico en las comunidades y dijo que éste serviría para evitar lo que sucedió en Chixoy, donde hubo desalojos, inundaciones de terrenos y masacres, en la época previa a la democracia.

El temor de los pobladores por el proyecto surgió luego de que el 26 de julio el Ministro de Energía y Minas, Érick Archilla, y el gerente del Inde, Marinus Boer, anunciaran el impulso del proyecto y aseguraran que éste se licitaría en julio del próximo año.

Juan Carlos Morataya, gerente de Desarrollo del Proyectos del Inde, expresó que el acuerdo de cooperación busca logra la viabilidad técnica, del proyecto, a través de la viabilidad social; el diputado Pop cuestionó si esto se materializaría a través del acuerdo con Segeplan y Morataya respondió que sí, sin embargo Carrera negó que se intentara convencer a los pobladores de permitir el proyecto.

Los primeros estudios para la construcción de la hidroeléctrica datan de los 70 y el proyecto original tenía contemplado un área de 32.5 Km. cuadrados de inundación para generar 330 megavatios; la iniciativa fue reformulada en 2005 al considerar que las poblaciones aledañas serían afectadas, por lo cual se redujo su tamaño a 7.5 Km. cuadrados y generaría 181 megavatios.

De acuerdo con un estudio del Colectivo Madre Selva, del 2008, la cortina de contención del proyecto, la cual tendría 82 metros, representaría un área de embalse de 40.5 Km. cuadrados y afectaría a 58 comunidades de los tres municipios; en una consulta comunitaria celebrada en abril del 2007 en Ixcán, Quiche, 21 mil 150 pobladores rechazaron el proyecto.

Comments

comments

1 Comentario

  1. Las hidroelectricas son necesarias para el desarrollo del pais, es mas, el plan inicial de esta fue hecho en otros tiempos, si hay voluntad politica pequeñas represas en lugares adoc, pueden sumar Kilos o megas para conseguir el mismo fin, lo que me pone triste que usen verdades a medias respecto a chixoy, con esto confirmo que siempre hay un grupito que se aprovecha de estas coyunturas y mueven las aguas para pescar mejor, ya es tiempo que hablemos claro, ¿Queremos un pais en paz? trabajemos honradamente una contractual se lleva a cabo con el bien de las partes y si alguien quiere colaborar, ¡Esta muy bien!, el problema de siempre es que determinado grupo con intereses propios quieren quedarse con media olla, la que vende atol le queda ganancia y la olla untada y estos acarrean un monton adeptos(Brutos) y siempre con los mismos espejitos al corral para su beneficio.

Comments are closed.