Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 19 del 2012 (CERIGUA).- La Comisión organizadora por el Centenario de Nacimiento del Presidente Jacobo Árbenz (1951-1954), emitió un comunicado en ocasión del 68 Aniversario de la gesta revolucionaria cívico militar del 20 de octubre de 1944, en el que hace un llamado a todas las fuerzas vivas del país, a la unidad de acción, para retomar el ideario que se propuso en aquella época.

El documento recuerda que la Revolución del 44 puso fin a la dictadura del general Federico Ponce Vaides, sucesor del general Jorge Ubico, y que la Junta Revolucionaria de Gobierno, integrada por Jacobo Árbenz, Jorge Toriello y Javier Arana, impuso importantes conquistas sociales, económicas y culturales, como la autonomía de la Universidad de San Carlos; la autonomía municipal; la prohibición de las condiciones feudales en el campo, la separación de poderes, elecciones libres y populares;  la ciudadanía de la mujer, la anulación del reclutamiento laboral forzoso en el campo; la prohibición legal de los latifundios y una nueva Constitución Política.

El primer gobierno revolucionario, de Juan José Arévalo, eliminó las condiciones semi feudales y coloniales que caracterizaban la sociedad guatemalteca; elevó la calidad de la educación púbica, declaró la gratuidad y reconoció la dignificación del magisterio; creó las escuelas Tipo Federación; implementó el autogobierno escolar; fundó la Facultad de Humanidades; apoyó actividades artístico culturales; fue construida la Ciudad Olímpica; creadas instituciones como el Instituto guatemalteco de Seguridad Social; la Confederación Autónoma del Deporte, el Instituto de Antropología e Historia; el Instituto Indigenista nacional, la Dirección General de Bellas Artes y la Editorial del Ministerio de Educación Pública.

Agrega el escrito que el segundo gobierno revolucionario, de Jacobo Árbenz, mantuvo la defensa de la soberanía nacional; propuso el desarrollo moderno y capitalista, construyó la carretera al Atlántico y el Puerto Santo Tomás de Castilla; edificó la hidroeléctrica Jurún Marinalá; promulgó la Ley de Reforma Agraria; creó el Banco Nacional Agrario; profundizó el cambio en la economía nacional y en la estructura agraria; promulgó importantes leyes; implementó políticas para reconocer los derechos y promover la participación de los pueblos indígenas, la juventud y las mujeres.

Los autores del material señalan que sin embargo, el proceso revolucionario guatemalteco fue brutalmente interrumpido por la confabulación de intereses estadounidenses, la oligarquía nacional, la iglesia católica y la traición de militares; el Presidente Árbenz fue violentamente derrocado en junio de 1954, y desde entonces se truncaron las aspiraciones populares de elevar la calidad de vida de los trabajadores, campesinos y pueblos indígenas; se cercenaron as libertades ciudadanas y se entregó la soberanía nacional.

Finalmente, la comisión por el centenario del nacimiento de Árbenz, llamó a la población y a la sociedad organizada, a defender, reivindicar y ampliar los logros de la Revolución de Octubre, así como a proteger la soberanía nacional, la libertad y la democracia, pilares esenciales para la construcción de la vida digna.

Comments

comments

1 Comentario

  1. No se puede rebatir lo expuesto de esa epoca ya que fue un paso gigante que dio Guatemala con ese cambio, es de inteligencia encontrar un buena vida en comun con las bases, no quedarse en lo que se pudo lograr y no se logro ¿Porque?, la realidad actual es considerada delicada ya que los espacios estan copados y si queremos lograr o darle complimiento al sueño de esa epoca, tenemos que educarnor todos, la escolaridad era poca pero de calidad, la praparacion lograda a base de lucha esta que hoy es dificil de encontrar, si daba a ser un hecho porque la gente era revolucionaria, hoy solo veo aprovechados de circunstancias y nada mas, ¿Cuantos posibles revolucionarios podriamos encontrar en los partidos politicos, como en el capital y si consideramos a los diputados, tanto como las ONGs y caciques comunales, ya no digamos en el pueblo en general?. Yo considero un revolucionario a aquel que quiere cambios para mejorar en comunidad y no en un singular como hacemos. Una revolucion es necesaria para cambiar de estructuras politicas, morales y educativas, no para hacer bochinches tendenciosos; si pudieramos aunar nuestras buenas inteciones a cambio politico(No politiquero) y este diera el resultado de cambiar estructuras economicas, educativas y de preparacion(Instruccion y conocimiento), en mi caso mis esfuerzos los pondria al momento por mi familia, mi pueblo y mi pais.

Comments are closed.