Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 03 del 2012 (CERIGUA).-  Guatemala es un país en descomposición, corroído por la violencia del más alto nivel, del Estado hasta la base y Centroamérica un agujero negro donde se libra una guerra de la que nadie habla, declaró el humorista grafico Patrick Chappatte, de origen suizo.

Me he encontrado en muchos lugares donde reina la violencia, donde se han librado guerras sangrientas, pero la primera vez donde escuche tiros tan cerca fue en Ciudad de Guatemala, relató.

De acuerdo con una publicación de Siglo 21, Chappatte impartió en este país un taller donde participaron humoristas de Honduras, El Salvador y Guatemala, como parte de un programa que sostiene con el gobierno Suizo y le permite hacer este tipo de eventos, que duran una semana, para luego quedarse un tiempo más y realizar reportajes; con anterioridad ha visitado 20 países, entre éstos Líbano, Costa de Marfil, Gaza y Kenia.

Además  Capturan a saqueadores en colonia Miraflores

El caricaturista publicó recientemente un comic-reportaje sobre la realidad semioculta de la región, tras el viaje que realizó; el reportaje en imágenes lleva por nombre “Otra guerra en Guatemala City”, y el subtítulo es “La violencia urbana no dice su verdadero nombre: es guerra”.

A criterio de Chappatte, le sorprendió el hecho de que los caricaturistas no conozcan la realidad de sus respectivos países, la cual es muy parecida, sino que ignoran que sus naciones pueden compararse con Iraq o Afganistán, no son conscientes de que se libra otra guerra, agregó.

De acuerdo al humorista gráfico, “Otra guerra en Guatemala City” se centra en que las maras asesinan por Q50 o Q100 y corroen a la sociedad; añadió que un ejemplo de ello es el sistema penitenciario, regido esencialmente por los capos de esas mafias.

Además  Presidente Colom inauguró la IX Feria Nacional de becas escolares

Chappatte subrayó que uno de los aspectos que más le sorprendió en su viaje por los pasillos de la cárcel y por las calles de Guatemala, es no encontrar el cliché de los miembros de las pandillas tatuados; se ve a los que dan miedo, pero no son la mayoría, lo que mayor temor genera es que los miembros de esas mafias son gente normal y su aspecto no los delata, concluyó.

Comments

comments

No hay comentarios