Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 03 del 2012 (CERIGUA).- En la escritura y el aprendizaje de la historia universal, las mujeres han sido invisibilizadas, de ahí el heroísmo de las 15 mujeres que denunciaron los constantes, gravísimos y salvajes abusos sexuales, indicó el pedagogo y columnista Carlos Aldana.

Aldana dijo en su columna “Invisibilizadas”, que hace algunos días 15 mujeres, de Sepur Zarco, Izabal, iniciaron un proceso ante el sistema de justicia por algo que se ha sabido, pero ha sido omitido en la historia oficial, los abusos de soldados hacia mujeres indígenas.

De acuerdo con el pedagogo, las denunciantes sufrieron todo tipo de violaciones de sus derechos, desde la tortura, desaparición y ejecución extrajudicial de sus esposos o padres, hasta la detención arbitraria y todos los abusos sexuales posibles.

Además  Huehuetenango. Dan resarcimiento a sobrevivientes del conflicto armado

Esas mujeres nunca fueron parte del escenario mediático o de las discusiones o comprensiones de lo ocurrido en el conflicto armado interno, sin embargo ahora han dejado de ser invisibilizadas en su dolor y su sufrimiento, gracias al apoyo de entidades como “Mujeres Transformando el Mundo”, que les brinda acompañamiento.

A decir de Aldana, un auténtico proceso de reconciliación, tan urgente en el país, empieza por el reconocimiento de la verdad, pasa por la justicia y concluye en la paz real, colectiva e individual.

En las declaraciones de estas 15 mujeres hay una verdad, ya inocultable, el ejército fue salvaje en el conflicto armado interno y lo fue más, con los más vulnerables, sólo la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) documentó 1 mil 465 casos de violación sexual, a los que deben sumarse aquellos casos que ocurrieron en mujeres que jamás volvieron a ser encontradas.

Además  Hoy inicia la primera exhumación por parte del Estado en busca de víctimas del conflicto armado

Para el columnista, no hay excusas de ningún tipo para haber cometido esos hechos que avergüenzan plenamente a la sociedad guatemalteca y cuando esas violaciones ocurrieron contra niñas, la indignación es mayor.

El pedagogo indicó que no se debe llenar a la juventud de suciedad mental y emocional que implica conocer morbosamente esas prácticas de abusos sexuales a mujeres indígenas, pero si se debe contribuir con reflexiones adecuadas que les permitan entender lo ocurrido.

Finalmente, Aldana reconoció el heroísmo de las 15 mujeres que han hablado, denunciado y que están dispuestas a que su voz contribuya a cambiar la cultura patriarcal que calla.

Comments

comments

No hay comentarios