Seguir en Facebook

Guatemala, Septiembre 11 del 2012 (CERIGUA).- Karla Olascoaga, escritora de origen peruano, enfrenta actualmente un proceso judicial en el Juzgado Tercero de Instancia Penal, debido a que su cuento “Crónica de un asesinato anunciado” fue denunciado por injurias y difamaciones por vecinos de Panajachel, que contaron con el aval de Sergio Morales, ex Procurador de los Derechos Humanos (PDH).

Olascoaga resultó ganadora del certamen literario “Construyamos juntos una cultura de Paz y Amor”, organizado por la Procuraduría de Derechos Humanos, en la sección cuento; el material ganador narra la desaparición de un joven poblador de Panajachel, Sololá, en octubre del 2011 en el que se vinculó a miembros del Comité de Seguridad.

El 12 de abril del año en curso, vecinos de Panajachel, liderados por Teresa Coello, se presentaron a la PDH con el fin de mostrar su malestar e inconformidad, ya que a su parecer el cuento contiene una serie de injurias y difamaciones contra los pobladores del referido municipio; exigieron que el premio de Olascoaga, que consiste en un lote de publicaciones y un certificado de la Procuraduría,  fuese retirado.

Además  Exigen liberar a lideresa Bárbara Díaz Surín

Varios expertos señalan que el ex Magistrado de Conciencia en lugar de explicar a los demandantes que su denuncia no era procedente, debido a que la obra es la expresión de una actividad literaria en el ejercicio del derecho a la libre emisión del pensamiento y de la libertad artística, les ofreció a los vecinos dos soluciones, abrir una investigación administrativa contra los organizadores y jueces del concurso, o enviar el caso a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para que por medio de un Tribunal de Imprenta se deduzcan las responsabilidades del caso

Posteriormente se fijó para el 15 de mayo una audiencia en la  Unidad de Mediación y Resolución de Conflictos e Incidencias en Políticas Públicas, con el fin de que las partes llegaran a un acuerdo; sin embargo, al no lograr consenso, el ex Procurador lo remitió a la Corte Suprema de Justicia.

El caso fue asignado al Juzgado Tercero de Instancia Penal, donde fue abierto el expediente, se determinó el procedimiento para la integración del Tribunal de imprenta,  el sorteo para integrarlo se fijó para el 9 de agosto y se reprogramó para el 23 del mismo mes.

Además  24 Aniversario de CONAVIGUA: “por un resarcimiento justo y digno para las viudas”

Las personas que se encuentran sindicadas en el caso son, la periodista Brenda Monzón, trabajadora de la Procuraduría, quien organizó el concurso; Carolina Vásquez, jefa de de ediciones y suplementos de Prensa Libre; Max Araujo, escritor y abogado; Mónica Hernández, periodista y jefa editorial de Paz Editores; Silvia Shaw, Coordinadora del Programa Permanente de Cultura de Paz de la PDH y la escritora del cuento, Karla Olascoaga.

Luego de integrarse los miembros del Tribunal de Imprenta, la defensa de Shaw presentó una recusación en contra del Abogado Luis Morales Chúa, padre del ex Procurador, quien resultó  seleccionado  en el sorteo como integrante del Tribunal de Imprenta que conocerá el caso.

Esta inédita demanda ha generado diversas muestras de rechazo e indignación; varios han sido los escritores, periodistas y columnistas que han exigido cese el caso, pues consideran que esta  denuncia se viola claramente la libertad de expresión y opinión.

Además  Policías agreden a comunitarios en resistencia

Jorge de León Duque, actual Procurador de los Derechos Humanos, expresó su inconformidad ante la citada denuncia y con las acciones realizadas por su antecesor; de igual manera mostró su solidaridad con todos los implicados en el caso, sobre todo con Sylvia Shaw, trabajadora de esa institución.

Por su parte Ileana Alamilla, coordinadora del Observatorio de los Periodistas del Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala Cerigua, indicó que este caso ha llamado  la atención, ya que es insólito que un concurso literario promovido por la PDH termine en tribunales por una cuestión absurda.

Se están judicializando aspectos que no deberían llegar a tribunales, y aunque se conforme un Tribunal de Imprenta, esto representa un mal precedente; es urgente que este caso concluya por improcedente y porque para los implicados es muy incómodo encontrarse en tribunales por cuestiones que no lo ameritan, concluyó la periodista.

Comments

comments

No hay comentarios