Seguir en Facebook

Guatemala, Septiembre 17 del 2012 (CERIGUA).- El trabajo decente es aquel que tiene como supuestas condiciones la equidad, libertad, seguridad y dignidad humana, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y cuenta con cuatro dimensiones, el empleo con remuneración, la seguridad social, los derechos de las y los trabajadores y el diálogo social, indicó la periodista Ileana Alamilla.

A decir de Alamilla, en su columna EclipseLos hácelo todo y véndelo todo”, la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASÍES) presentó recientemente una propuesta de Agenda Nacional de Trabajo Decente, la que contiene insumos para cumplir con los mandatos constitucionales, los principios de justicia social, la legislación ordinaria y las resoluciones internacionales.

Según la columnista, todo empleo efectuado en relación de dependencia, autoempleo o por cuenta propia tiene derecho a su remuneración, pago que puede ser a través de salario, comisiones propias, a destajo o pagos en especie.

Además  Sala de apelaciones rechaza amapro presentado por defensa de Efraín Ríos Montt

Alamilla dijo que la seguridad social constituye las medidas públicas contra las privaciones económicas y sociales como consecuencia de la maternidad, accidentes, desempleo, invalidez, vejez y muerte, entre otros, sin  embargo en Guatemala el 80 por ciento de la Población Económicamente Activa carece de esta cobertura y no cuenta con protección legal ni garantías laborales.

Muchas de las personas que no tienen este beneficio son personas que se encuentran en la economía informal, negocios propios, trabajos esporádicos, desempleados, subempleados o laboran, pero sin prestaciones.

En el país la mayoría de ellos son los “hácelo todo y cómelo todo”, como decía  el poeta revolucionario Roque Dalton, pues son las personas que andan ganándose la vida como pueden, algunos tienen condiciones peores que otros y hay quienes tienen trabajo, pero no les pagan, como el caso de las 15 maestras de la Escuela Nacional de Danza, a quienes les deben salarios desde enero.

Además  Afinan detalles del Plan Nacional de Respuesta para época de Semana Santa

De acuerdo con la profesional, a muchos, principalmente en el campo, no les cumplen con el salario mínimo, además de los cientos de jóvenes que no encuentran empleo, pero también hay privilegiados, como los trabadores de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) que hasta tienen seguro médico y de vida financiado por los contribuyentes.

La columnista también se refirió a los dirigentes sindicales que muchas veces ganan más que los propios ministros, no trabajan, tienen gasolina y otros privilegios, además de usar los vehículos que tienen asignados hasta los fines de semana, lo que se constituye en una desnaturalización de los derechos ganados a pulso por líderes, ellos sí decentes, que lucharon por reivindicaciones legítimas que ahora otros han denigrado.

Además  Demanda contra escritoria atenta contra libertad de expresión

Finalmente, Alamilla dijo que habría que revisar tanta inequidad sin afectar derechos, reflexionar si la existencia de tanto sindicato en ministerios, como el de Salud Pública, es realmente una conquista laboral o un prejuicio social que pone en riesgo la salud, o en la cartera de Gobernación, que vulnera la seguridad.

Comments

comments

1 Comentario

  1. Crear fuentes de trabajo siento que es lo mas facil, crear conciencia de trabajo es mas dificil, el capital le interesa buen trabajador pero no aporta para su capacidad, el trabajador quiere buen sueldo pero no se prepara, primero en su conciencia social, segundo en su capacidad laboral, el gobierno que de todo eso tenga buenos impuestos. Con estas condiciones es dificil pensar que el pais sea prospero, cada sector reclama sus derechos y ninguno habla de obligaciones y irresponsables en aportacion, de los sindicatos no hablemos bailan el son de la mica, alegran si no asustan y si destruyen.

Comments are closed.