Seguir en Facebook

Guatemala, Septiembre 11 del 2012 (CERIGUA).- La desnutrición es un fenómeno social que se produce principalmente por las desigualdades y que se asocia al derecho a la salud, sin embargo, alimentarse es una necesidad básica que garantiza la vida y que en Guatemala es altamente vulnerada, principalmente en la niñez.

Los recientes datos presentados por el Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS) revelan que en lo que va del año al menos 95 niños y niñas menores de cinco años han muerto por causas asociadas a la desnutrición aguda, la mayoría en Quetzaltenango, Baja Verapaz y Huehuetenango.

La información publicada por varios medios de comunicación subraya que además de los infantes fallecidos se encontró 7 mil 926 casos de menores de edad con ese padecimiento, la mayoría viven en Escuintla, Chiquimula y San Marcos, lo que evidencia que el derecho a la vida de la niñez se está vulnerando.

Además  Ochenta empleados de salud y educación denunciados por cobrar doble sueldo

Según el documento “Situación de la Niñez y Adolescencia”, elaborado por la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG), la alimentación garantiza el derecho a la vida y los graves problemas de desnutrición e inseguridad alimentaria en el país son un claro atentado contra la vida de los niños y niñas.

La ODHAG indicó que sólo el año pasado se conoció que de cada 100 infantes, al menos 43 padecen de desnutrición crónica, casi la mitad de ese grupo de población, es decir que cerca de un millón de menores de cinco años padecen de este tipo de desnutrición.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) denomina a este flagelo como un “enemigo silencioso” y subraya que sus impactos en el presente y en el futuro son irreparables, pues tienen secuelas para toda la vida, en el crecimiento, en el desarrollo de capacidades para el aprendizaje, en la esperanza de vida por su bajo nivel inmunológico, entre otros.

Además  Aumentan a 18 los muertos por gripe A y a 1,080 los contagiados en el país

Finalmente, la ODHAG, subrayó que la desnutrición crónica es expresión de las desigualdades estructurales e históricas del país.

Diversos estudios y análisis han demostrado que la población infantil más vulnerable son los indígenas y  quienes viven en las áreas rurales, además se sabe que existe un subregistro en los casos de muerte por desnutrición.

Comments

comments

1 Comentario

Comments are closed.