Seguir en Facebook
Guatemala, Septiembre 13 del 2012 (Héctor TecúmCerigua).- El respeto a la vida debe ser el valor más preciado por el ser humano, sin embargo pierde sentido con los altos niveles de violencia registrados a diario; los casos reportados en Quiché, en las últimas semanas son preocupantes, entre estos la masacre de una familia en la comunidad Chojolomquiej, de Zacualpa.


En este lugar un psicópata dio muerte a cinco integrantes de su propia familia, de los cuales cuatro son mujeres, dos de ellas inocentes bebés; dos semanas después la policía logró capturar al presunto responsable, Mateo Ralios, quien confesó públicamente el crimen.

Ralios dijo que tenía problemas con su esposa y que por eso decidió matarla, así como a su suegra, a su hija y a dos familiares más.

Además  Adolescentes violadas en asalto a autobús

Otra familia, compuesta por cinco personas se salvó de morir la semana pasada cuando desconocidos intentaron ingresar a una venta de licores en la comunidad de Chontalá, Chichicastenango, para sustraer productos, pero los ocupantes impidieron que se consumara el hecho; los maleantes al ver frustrado el robo rociaron combustible alrededor de la casa, para luego prenderle fuego con la familia adentro.

A decir del propietario, Tomás Pérez, ante la desesperación de morir calcinados logró derribar una de las ventanas, en la parte de atrás de la casa, donde pudieron escapar de las llamas.

Afortunadamente en este segundo caso sólo se lamentan pérdida materiales, pero el hecho de intentar matar con saña pone de manifiesto la pérdida de valores y el irrespeto a la dignidad de las personas.

Además  Por lo menos 130 niños han sido asesinados en Guatemala en los primeros meses del 2010

Comments

comments

No hay comentarios