Seguir en Facebook

Guatemala, Agosto 31 del 2012 (CERIGUA).-  Es necesario tomar medidas urgentes contra el neoliberalismo y estas varían de país y continente; en el caso de América la medida más urgente es detener el avance de la reforma de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), afirmó el periodista Boaventura de Sousa Santos en su “Octava carta a las izquierdas”.

De acuerdo con de Sousa, en la reforma participan activamente países con cuyos gobiernos se identifica, como son Brasil, Ecuador, Venezuela y Argentina, pero en el caso de la reforma de la CIDH está firmemente del lado de quienes luchan contra la iniciativa que éstos impulsan y por el mantenimiento del actual estatuto.

No deja de ser irónico que los gobiernos de derecha que más han hostilizado al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, como el caso de Colombia, asistan deleitados al servicio que, objetivamente están prestando los gobiernos progresistas, afirmó el comunicador.

Además  Quetzaltenango. Primer encuentro de radios y comunicadores comunitarios se llevó a cabo

¿Quién podría haber imaginado hace unos años que partidos y gobiernos considerados progresistas o de izquierda abandonarían la defensa de los derechos humanos más básicos, por ejemplo el derecho a la vida, al trabajo y a la libertad de expresión y de asociación, en nombre de los imperativos del desarrollo?; ¿Por qué razón, siendo el poder de las mayorías más pobres, es ejercido a favor de las minorías más ricas?, cuestionó de Sousa.

El periodista recordó que en 2011 la CIDH solicitó a Brasil, mediante una medida cautelar, que suspendiera inmediatamente la construcción de la represa de Belo Monte, que de completarse sería la tercera más grande del mundo, hasta que fueran consultados adecuadamente los pueblos indígenas afectados.

Además  Advierten sobre explotación sexual infantil en el país

Brasil protestó contra la decisión, retiró a su embajador en la Organización de Estados Americanos (OEA) y suspendió el pago de su cuota anual a la entidad; asimismo retiró a su candidato en la OEA y tomó la iniciativa de crear un grupo de trabajo para proponer una reforma a la comisión, en el sentido de disminuir sus poderes para cuestionar a los gobiernos respecto de violaciones a los derechos humanos.

Llamo a los gobiernos de Brasil, Ecuador, Venezuela y Argentina para que abandonen el proyecto de reforma, especialmente a Brasil debido a la influencia que tiene en la región; si tienen una mirada política de largo plazo no les será difícil concluir que serán ellos y las fuerzas sociales que los han apoyado, quienes más podrían beneficiarse en el futuro con el prestigio y la eficacia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, indicó de Sousa.

Además  Comisionados discutirán tráfico de drogas en la región

El profesional de la comunicación declaró que se sabe que las recomendaciones que prepara el Consejo Permanente de la OEA apuntan a limitar el poder de la CIDH, entre estas eliminar del informe anual la referencia de países cuya situación en materia de derechos humanos merezca una atención especial; limitar la emisión y la extensión de las medidas cautelares y terminar con el informe anual sobre libertad de expresión.

A los militantes por los derechos humanos y a todos los ciudadanos preocupados por el futuro de la democracia en el continente les toca ahora detener este proceso, finalizó de Sousa.

Comments

comments

No hay comentarios