Seguir en Facebook

Guatemala, Agosto 31 del 2012 (CERIGUA).- El Banco Mundial (BM) afirmó que las mujeres desempeñaron un papel crucial en la disminución de la pobreza registrada en la última década, con su tasa de participación laboral, que aumentó un 15 por ciento entre el 2000 y el 2010; cualquier progreso futuro demandará un mayor poder económico para la población femenina y políticas más efectivas para fomentarlo.


La pobreza extrema en América Latina y en el Caribe hubiese sido un 30 por ciento más alta en 2010, si el aporte laboral de las mujeres no hubiese variado durante el citado period, señala un reciente informe del Banco Mundial.

Además  Alta Verapaz. Preocupa alto número de muertes maternas y embarazos en adolescentes

El ingreso laboral femenino en Latinoamérica aportó el 30 por ciento en la reducción de la pobreza extrema, comparado con el 39 por ciento alentado por el ingreso de los hombres; el resto se debió a transferencias públicas y privadas como las remesas y los programas sociales.

Más ingresos laborales y una mayor tasa de participación en la fuerza de trabajo de las mujeres, en particular entre las más pobres, así como la introducción de programas de pensiones no contributivos, son los principales factores que contribuyeron a reducir la pobreza en la región durante la última década

La fuerza laboral de las mujeres fue crucial para disminuir las dificultades de los más pobres en la crisis financiera y económica del 2009, resaltó el estudio elaborado por el Banco Mundial.

Además  Promueven “campaña 24-0”: un día con cero muertes violentas

A medida que disminuía el trabajo masculino debido a la contracción económica, la participación de la mujer en el mercado laboral se convirtió en un componente fundamental para que los hogares sobrellevaran el golpe financiero, lo que puso en relieve la vulnerabilidad de las familias sostenidas sólo con el ingreso de los hombres.

Las mujeres tienen una representación mucho mayor en sectores de baja productividad, con pequeños avances en la proporción de mujeres empleadas como profesionales y en cargos administrativos, a pesar de contar con un alto nivel de capital humano, destaca la información.

El Banco Mundial pidió a los Estados centrar la atención de las políticas públicas en tres prioridades: ampliar las oportunidades para las mujeres en el mercado laboral; mejorar su capacidad de participación; y subsidiar al creciente número de hogares pobres encabezados por mujeres.

Además  Instalan Gabinete Social

Los gobiernos también deberán incluir entre sus prioridades el mejoramiento y la optimización de los sistemas de monitoreo y de evaluación, para contar con datos que reflejen los panoramas que afectan a las mujeres en los ámbitos económicos, concluye el documento del BM.

Comments

comments

No hay comentarios