Seguir en Facebook

Guatemala, Agosto 30 del 2012 (CERIGUA).- Cada vez más hombres incursionan en los puestos que eran ocupados sólo por mujeres, lo que agrava la situación de la población femenina trabajadora que sufre de inequidad en los salarios y otras violaciones a sus derechos, indicó la periodista Ileana Alamilla.

A decir de Alamilla, en su columna EclipseBienvenidos a la cocina”, a las mujeres tradicionalmente se les visualiza como secretarias, enfermeras, trabajadoras sociales, psicólogas, aunque la visión ya ha ido cambiando por los esfuerzos de muchas que han incursionado en otras profesiones.

Según la profesional de la comunicación, una de las actividades en las que se ubicaba a la población femenina era la cocina, ya fuera como empleadas o como la señora que organizaba y dirigía los menús, pero ahora cada vez más hombres incursionan en esos puestos.

Además  Capturan a hombre por asesinar a una persona dentro de centro comercial en la ruta al Salvador

Los hombres son ahora maestros, enfermeros, secretarios y cocineros, antes sólo en los restaurantes elegantes había chefs, hoy jóvenes de estratos sociales medios y altos estudian cocina y hay numerosos programas de televisión en esta materia, desde concursos para la niñez, hasta estilos neuróticos y extravagantes, subrayó la columnista.

Alamilla dijo que la faena de la cocina, casi mágica, es ahora reivindicada y disfrutada por hombres y lo que se espera es reciprocidad, pues ahora que ellos incursionan en las tareas que ha hecho la población femenina tradicionalmente, el espacio público, que ha sido dominado por los hombres, también pertenece a las mujeres.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) subrayó que Guatemala es el país con menos equidad salarial de género en América Latina y a nivel mundial las mujeres ganan un salario promedio que es el 26 por ciento menor que el devengado por los hombres y trabajan un promedio de 5.5 horas más, tanto en actividades remuneradas como no remuneradas.

Además  Reportan inundaciones en Quiché

De acuerdo con la columnista, las mujeres tienen una doble o triple jornada de trabajo; es decir, el de adentro y la cocina, el desempeño como niñeras, educadoras, enfermeras, psicólogas, entre otros papeles hogareños.

Finalmente, Alamilla, subrayó que los patrones revelan que las mujeres no tienen las mismas condiciones que los hombres para dedicarse a otras actividades que no sean las que les han sido asignadas, sobre la base de esos modelos a seguir, impuestos desde el poder, que ha estado en manos masculinas, que son las que han emitido las leyes, los reglamentos, las prohibiciones y las exclusiones, que se van institucionalizando en la escuela, en las instituciones del Estado y en las iglesias.

Además  Registran 97 incendios forestales en los últimos siete días

Comments

comments

1 Comentario

  1. Sra. alamilla me sorprende su femeneidad ya que se supone que Dios nos mando a cumplir con nuestro destino tanto a la mujer como al hombre, si lloraramos diriamos que nos quitan el trabajo las mecanicas, arregla llantas o las politicas(eras), no entiendo a los politiqueros que usan subterfugios bagres para hacerce de figura en la palestra, como a los que quieren vivir de los demas con mentiras. Tanto hombre como mujer estamos obligados a que Guatemala conosca el desarrollo, creando fuentes de trabajo y digno y la mejor forma es dejar de quejarnos enarbolemos el arado y a arar.

Comments are closed.