Seguir en Facebook

Guatemala, Agosto 22 del 2012  (CERIGUA).- Una investigación, la primera en su tipo, llevada a cabo por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), reveló que el 53 por ciento de la población rural en América Latina vive en condiciones de pobreza.


El documento señala que la informalidad y la precariedad en el trabajo, son factores que inciden directamente en el aumento de los índices de pobreza en las áreas rurales del continente, pese a los reportes de crecimiento económico en los últimos años.

Además  Prisión preventiva para abogado presuntamente implicado en adopción anómala

Entre los pobres de las áreas rurales, menos de la mitad de ellos tienen acceso a mercados formales de trabajo y en los peores casos esa cifra desciende al 2 por ciento, es decir sólo dos de cada 10 trabajadores o trabajadoras poseen prestaciones y seguridad social.

El estudio Políticas de Mercados y Pobreza Rural en América Latina destaca que la pobreza entre la población rural bajó sólo de 60 por ciento en 1980 a 53 por ciento en el 2010, pese al aumento de las agroexportaciones, el auge agrícola y el crecimiento económico de la región en la última década.

El funcionamiento del mercado laboral no está distribuyendo los beneficios de ese crecimiento económico y se ven principalmente afectadas las personas que habitan en las áreas rurales y que trabajan en los sectores agrarios de esas zonas, añade el documento de la OIT, de la CEPAL y de la FAO.

Además  Amnistía Internacional pidió a las autoridades abrir archivos militares para que responsables de violaciones a DDHH rindan cuentas

El informe se dividió en dos tomos; en la primera etapa se analizaron situaciones de 12 países latinoamericanos y el segundo ya incluye datos de Argentina, Bolivia, Guatemala, Honduras, México, Paraguay y Uruguay.

La segunda parte afirma que la vinculación entre la precariedad en los empleos y la pobreza rural encuentran sus causas en: la debilidad de las instituciones de los Estados, el incumplimiento en el pago del salario mínimo, la falta de protección social, la poca sindicalización y las formas de contratación de la mano de obra.

Los organismos internacionales también identificaron problemas estructurales como el trabajo infantil y la discriminación contra las mujeres, que perpetúan la pobreza en las zonas rurales de América Latina.

Además  CGP rechaza uso de medios de comunicación para pervertir medios de prueba en proceso judicial

Comments

comments

1 Comentario

  1. Con franqueza, para llegar a concluir que en Guatemala “la informalidad y precariedad de empleo incide en la pobreza rural”, no se necesita realizar investigación alguna. Vasta con ver en las periferias urbanas de éste país, pero sobre todo de la ciudad de Guatemala, el fenómeno de como lo rural va lo urbano, para concluir semejante genialidad de esa investigación. Eso, sin necesidad de ir de turismo a las zonas rurales de este país sumido en la pobreza y pobreza extrema.
    Hagan algo mas interesante,

    Carlos Arriola
    Sociólogo y politólogo

Comments are closed.