Seguir en Facebook

Guatemala, Agosto 22 del 2012  (CERIGUA).-  Pedro García Arredondo, ex jefe del Comando Seis de la extinta Policía Nacional, fue hallado culpable y condenado a 70 años de prisión por el Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, por la desaparición forzada de un estudiante universitario en la década de los 80.


El Ministerio Público logró comprobar que el ex jefe policíaco ordenó a sus subalternos la detención de Edgar Sáenz Calito, estudiante de Agronomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC); el tribunal sentenció a García Arredondo a 40 años por el delito de desaparición forzada y 30 por deberes contra la humanidad.

Además  El MP investiga varias empresas utilizadas para defraudación fiscal

El ente juzgador dio valor probatorio a todas las pruebas contundentes presentadas por el MP, entre las que se encuentran declaraciones de testigos y peritos, así como archivos de la PN que registraron cada una de las operaciones en este caso; entre los testimonios está el de Álvaro Ventura, ex agente del Comando Seis, quien confirmó que el estudiante fue capturado y enviado a “El cuartito”, un lugar en el que se investigaba a personas vinculadas con la guerrilla y donde se hacían interrogatorios especializados.

Sáenz Calito fue detenido la primera ocasión el 4 de marzo de 1981, a inmediaciones de La Terminal de la zona 4, donde la policía lo sindicó por el delito de atentar contra la seguridad de la nación y lo calificó de enemigo público, al encontrarle propaganda de la Organización del Pueblo en Armas (ORPA).

Además  A más de cinco años del programa “Escuelas Seguras” muertes de estudiantes se incrementan

Sáenz permaneció tres meses recluido en una prisión y fue liberado el 9 de junio de 1981, luego que una sala de apelaciones lo encontrara inocente de los cargos que presentó la PN; el día de su liberación varios familiares acudieron a la salida del centro carcelario, sin embargo momentos después fue capturado y desparecido por un grupo de hombres armados, controlados por el Comando Seis; hasta la fecha se ignora el paradero del estudiante.

La fiscalía del MP indicó que como parte de la tortura a Sáenz, el equipo de interrogación de la policía le colocó una capucha con un insecticida denominado “gamezán”, le quemó varias partes del cuerpo con cigarrillos y le aplicó toques eléctricos en sus genitales.

Además  Propuesta de EG busca regular uso de redes sociales

Mario Polanco, director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) declaró que esperaron 15 años para ver la justicia en ese caso; hoy llegamos a una etapa en la historia del país en que podemos decir que se actuó con apego a la ley.

Comments

comments

No hay comentarios