Seguir en Facebook

Guatemala, Agosto 16 del 2012 (CERIGUA).-  La presencia del Estado en salud, educación y seguridad se fue esfumando de tal manera que permitió el avance de la criminalidad y es en este escenario que los periodistas, cuya función social los coloca en especial vulnerabilidad, se encuentran en grave peligro, afirmó Ileana Alamilla en su columna titulada no a la impunidad.


Según indicó la periodista, el grupo International Crissis Group, especializado en análisis de la violencia y guerra, ha determinado que siete de las 10 ciudades más peligrosas del mundo se encuentran en Latinoamérica, ente ellas Tegucigalpa, Ciudad Juárez, Caracas y Guatemala; agregó que de acuerdo a datos de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), 400 periodistas han sido asesinados en los últimos 25 años, 21 de estos en la región.

Además  Crimen Organizado representó el 10.1 por ciento del PIB de Guatemala

Debemos buscar salidas a esta nube negra que se ha instalado en nuestro hermoso territorio, opacando cualquier posibilidad de convivencia normal, la presencia de cárteles de la droga, la penetración del crimen organizado, la impunidad y la fragilidad del Estado son un coctel perfecto, capaz de hacer explotar a toda una nación, aseveró Alamilla.

A decir de la periodista, nos encontramos en medio de los dos países más peligrosos para ejercer el periodismo, con condiciones delictivas y sociales similares; en Honduras las cifras, que difieren de una entidad a otra, aseguran que desde el 2003 han sido asesinados al menos 30 periodistas; la falta de investigación y la impunidad imposibilitan saber si estos crímenes obedecen al ejercicio de su cargo, pero el Estado debe castigarlos, pues la impunidad es multiplicadora de la violencia contra la prensa, puntualizó.

Además  Estudio revela que 4 de cada 10 estudiantes guatemaltecos ha recibido propuestas para vender drogas en establecimientos educativos

Julieta Castellanos, rectora de la Universidad Nacional de Honduras y una de las pocas personas con autoridad y respeto generalizados, dijo que en su país iniciaron asesinando a fiscales, jueces y abogados, luego siguieron con los periodistas y el resultado es el miedo a investigar, juzgar y sancionar, lo que ratifica que la única protección posible es combatir la impunidad, comentó Alamilla.

Asimismo, indicó que Colombia tiene un Programa de Protección a Periodistas, que ha logrado reducir el número de asesinatos contra el gremio y México ha adoptado mecanismos como federalizar los delitos, incrementar las penas y crear una fiscalía especial para perseguir crímenes contra comunicadores.

Finalmente, Alamilla subrayó que Honduras se encuentra totalmente desprotegida, debido a eso la SIP tomó la iniciativa de reunir a expertos en una conferencia sobre Seguridad, Protección y Solidaridad para la Libertad de Expresión, porque urgen medidas que frenen la sangría contra las y los periodistas.

Además  El abordaje del femicidio en los medios

Comments

comments

No hay comentarios