Seguir en Facebook

Guatemala, Mayo del 2012  (CERIGUA).- El caso del asesinato de María Isabel Véliz, de 15 años, ocurrido en diciembre de 2001 en la ciudad de Guatemala, fue aceptado recientemente por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH); será el primero en su tipo en llegar a ese organismo regional.

La sentencia que emita la Corte Interamericana al Estado de Guatemala, supone nuevos lineamientos para documentar, investigar y llevar a juicio los casos de muertes violentas de mujeres en el país; en los últimos 10 años se han registrado aproximadamente 6 mil hechos similares y se calcula el 99 por ciento de impunidad.

El caso fue promovido por la Red de la No Violencia contra las Mujeres y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) desde el 26 de enero de 2004; la denuncia fue remitida a la Corte el pasado 3 de mayo por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

María Isabel desapareció el 15 de diciembre de 2001 y su cuerpo apareció tres días después con señales de violación y de tortura; las autoridades que manejaron la escena del crimen, lo hicieron de forma inadecuada, pues olvidaron tomar huellas y hacer otras pruebas fundamentales.

Los medios de comunicación replicaron el estigma y los estereotipos derivados de las declaraciones de los agentes policiales y de los fiscales, quienes dedujeron que se trataba de una chica que provocó su propia muerte, por andar a altas horas de la noche en la calle, según la Investigación en Prensa Escrita sobre Violencia contra las Mujeres, de la Agencia Cerigua.

Las pesquisas fueron viciadas y hubo atrasos injustificados, pérdida de evidencias clave, omisiones de líneas de investigación relevantes y estigmatización de la víctima y de su familia por parte de las autoridades, señala un comunicado de CEJIL.

Su madre, Rosa Franco, solicitó el mismo día de la desaparición a la Policía Nacional Civil (PNC) que buscaran a su hija, pero la respuesta fue negativa; debía esperar las respectivas 48 horas para iniciar una búsqueda de oficio.

Será el primer caso de muerte violenta de una mujer que llegue a la Corte Interamericana de Derechos Humanos; los movimientos de mujeres y las organizaciones que trabajan en la defensa de las garantías fundamentales, han adoptado el caso como un ejemplo de impunidad que debe ser atendido por el Estado.

Comments

comments

No hay comentarios