Tipo de cambio: Q 7.67 x $ 1.00

|

Migrantes siguen enfrentando desprecio y desinterés político, según la Conferencia Episcopal

Guatemala, Marzo del 2012 (CERIGUA).- La Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala emitió su mensaje en ocasión del Vía Crucis del Migrante 2012, en el que enfatiza que las y los migrantes siguen cayendo y enfrentando situaciones de desprecio, abandono, rechazo y desinterés político.

migrantes

Foto: AGN

La entidad religiosa manifiesta que las causas de la migración forzada son muchas, la pobreza, la violencia, los desastres naturales, entre otras, resultado de un sistema económico injusto liberal y del desequilibrio ambiental.

Es momento que el gobierno reconozca que las personas dejan su país por falta de opciones y que continuarán migrando, arriesgando su vida en desiertos, montañas, ríos y mares, mientras no se tome en consideración el equilibrio económico y ambiental en el continente americano.

Asimismo, subraya que las reiteradas violaciones a los derechos humanos fundamentales, secuestros, desapariciones, trata de personas, discriminación y detenciones arbitrarias cobran más víctimas entre los trabajadores migratorios, particularmente en los países de Norteamérica, México, Estados unidos y Canadá, lo que demuestra la falta de voluntad política de los gobiernos para una atención integral de las migraciones en el marco de los Convenios y Tratados Internacionales.

La Pastoral demanda la creación de políticas de desarrollo y comercio internacional que favorezcan a una economía justa y sostenible para contrarrestar la emigración forzada; urge una reforma económica que proteja las riquezas naturales de los países en desarrollo.

Es necesario crear leyes para garantiza la reunificación y la unidad familiar de los migrantes, principalmente de aquellas familias que son rotas por las deportaciones injustificadas; instamos a los y las migrantes que se encuentren fuera del seno familiar a mantener los lazos familiares, fundamental para llegar a ser plenamente humanos y lograr la estabilidad social.

Finalmente, el comunicado concluye que, “como iglesias renovamos nuestro compromiso con las y los migrantes para fortalecer acciones locales en una perspectiva global, trabajando en red con organizaciones nacionales e internacionales; estamos conscientes del gran sufrimiento impuesto a millones de personas que viven cotidianamente el Vía Crucis de la indiferencia y de la intolerancia”.

Tags: ,

Opine