Tipo de cambio: Q 7.81 x $ 1.00

|

Identifican más victimas del conflicto armado en antiguo destacamento militar

Guatemala, Marzo del 2012 (CERIGUA).- Antropólogos de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) dieron a conocer la identificación de otras tres víctimas de desaparición forzada en 1984 cuyos nombres constaban en el diario militar encontrado en 1999, junto a otras 183 personas que fueron secuestradas y asesinadas por las fuerzas del Estado.

exhumacion

Foto de archivo

Freddy Peccerelly, director ejecutivo de la FAFG, presentó a familiares de las víctimas y a la prensa el procedimiento que llevaron a cabo para la identificación de tres nuevas víctimas, que se suman a la identificación de dos anteriores, Amancio Samuel Villatoro y Saúl Linares; sus restos óseos fueron entregados a sus respectivas familias en noviembre de 2011.

Moisés Saravia López, un catequista de 42 años, originario de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango; Juan de Dios Samayoa Velásquez, estudiante de la Universidad de San Carlos y Hugo Adail Navarro Mérida, quien vivía en México pero se encontraba en Guatemala de visita, fueron las tres víctimas identificadas.

Las osamentas fueron encontradas en una fosa del destacamento militar de Comalapa, Chimaltenango, junto con los restos óseos de Villatoro y Linares, quienes fueron las primeras personas en ser identificadas a través del banco de ADN que tiene la Fundación, a donde sus familiares acudieron a dejar muestras.

Justina Samayoa, hermana de Juan de Dios Samayoa, manifestó que creía muy difícil que encontraran a su hermano, desaparecido el 2 de marzo de 1984 y asesinado el 29 de marzo, de ese mismo año, junto a los demás detenidos; Samayoa señaló que la hipótesis que tienen sobre su detención es el compromiso estudiantil que él siempre había demostrado.

En octubre de 1983 yo le pedí que saliera del país pero él me dijo que había muchas necesidades y que por eso se quedaba, señaló Samayoa; los hijos de Moisés Saravia, un catequista que vivía en San Martín Jilotepeque y que se mudó a la ciudad capital al ser secuestrada su hija, manifestaron su profunda emoción por haber recobrado los restos de su padre, a quien nunca conocieron porque aún eran muy pequeños cuando éste fue secuestrado.

De acuerdo con la información, Saravia vendría frutas y un día de marzo salió a la Terminal a comprarlas y nunca regresó; Evaristo Saravia, uno de sus hijos, expresó que junto con las demás familias compartieron la experiencia de un ser querido que les fue arrebatado; agregó que no saben a quién responsabilizar de lo sucedido “¿a quién echarle la culpa?, decirle, usted tuvo la culpa” pero que espera que los entes de investigación le den seguimiento a estos casos.

Ericka Navarro Mérida, cuyo hermano Hugo Adail Navarro también fue identificado por la FAFG, llamó a las familias que hayan sufrido la desaparición de sus allegados, ya sea que aparezcan en el diario militar o no, a dejar sus muestras de ADN.

De acuerdo con el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico, Memoria del Silencio, la guerra interna en Guatemala dejó al menos 200 mil víctimas y 45 mil desaparecidos.

Actualmente la organización lleva exhumaciones en la Base militar 21 en Cobán, Alta Verapaz, donde se han recuperado 57 osamentas; también han concluido trabajos en el cementerio general de Escuintla y continúan con las exhumaciones en el cementerio La Verbena, zona 7 de la ciudad capital.

Tags: , , , , , , , ,

1 Comentario en “Identifican más victimas del conflicto armado en antiguo destacamento militar”

  1. Marylena Bustamante dice:

    Y la verdad está debajo de la tierra, ellos los sin razón, los que no tienen ética, los genocidas quisieron borrar la inteligencia matando a los mejores hijos de Guatemala, esos que la amaban y soñaban con una sociedad justa, a diferencia de sus asesinos estos jóvenes universitarios asesinados por los militares de nuevo dicen “si teniamos la razón, vean lo que se ha convertido Guatemala, el legado que dejaron las dictaduras y sus complices civiles.”

Opine