Tipo de cambio: Q 7.67 x $ 1.00

|

Organización femenina es posible con voluntad y decisión, señalaron

Guatemala, 27 Abr (Cerigua).- La organización femenina en el ámbito nacional e internacional es posible si hay voluntad, decisión y si se rompe con el paradigma de la individualidad, señalaron diversas sindicalistas de Centroamérica, durante el Primer Coloquio Internacional “El derecho a la salud de las trabajadoras de maquila y la agroindustria”.

En el seno de las entidades de mujeres todavía priva el egoísmo y la individualidad, cada grupo trabaja en sus intereses y no en el de la colectividad, lo que debilita el movimiento en la región, indicaron las activistas sociales.

Josefa Rivera, sindicalista de la maquila de Nicaragua, quien participó en el evento organizado en Guatemala por Médicos del Mundo Francia, expresó que organizadas se puede reivindicar los derechos laborales colectivos, pero si no existe unidad, los empresarios, incluso el Estado, aprovecha la coyuntura y debilita los esfuerzos.

Rivera comentó que en su país se ha logrado avanzar en cuánto a que se respeten las garantías relacionadas con el trabajo, como mejor atención en el seguro social, especialmente para las empleadas de maquila, una de las industrias donde más violaciones de todo tipo existen.

Los frutos han sido posibles, gracias a la unión de la mayoría del movimiento femenino, a pesar de los atentados o atropellos por parte de diferentes sectores públicos y empresariales que pretenden desquebrajar la organización.

Por su parte, Marina Rivas, activista social de El Salvador, consideró que el tema de la maquila debe ser entendida como parte de la herencia patriarcal y a partir de ese punto luchar para que ya no sea vista como un oficio secundario, dedicado exclusivamente para las mujeres.

Leticia Chacón, quien durante muchos años laboró en la referida industria, dijo que en Guatemala hace falta decisión y acción por parte de las entidades femeninas; según la exponente de su caso, ella fue despedida injustamente y a pesar de no contar con educación y asesoría necesaria logró que la empresa donde trabajaba le reconociera todos sus derechos como ex empleada.

Fin Cerigua

Tags:

Opine